junio 5, 2022

Don Pilo y doña Lucita: Amor puro y longevo

Pilo y Lucita salen a caminar .por nuestro cantón.

Pilo y Lucita salen a caminar por nuestro cantón.

En Belén vive una pareja de adultos mayores bastante conocida por su tierno amor, por su longevo matrimonio y por mantenerse activos físicamente a su avanzada edad. Se trata de Porfirio Murillo Rodríguez, de casi 91 años, y Lucía González González, de 89 años, mejor conocidos como don Pilo y doña Lucita. 

Han sido vecinos de San Antonio toda su vida. El próximo mes de marzo cumplirán 67 años de casados. Su matrimonio dio a luz a tres hijas y tres hijos, aunque uno de ellos falleció a temprana edad. A la fecha, también han visto nacer a 13 nietos y 7 bisnietos.

Su relación es única y especial. Se aman tanto como el primer día y siempre han estado el uno para el otro. Los personajes del mes de diciembre tienen toda una historia para contar.

El comienzo de su historia

Pilo y Lucita se conocieron en la Escuela España, cuando eran unos niños. A veces se encontraban en la calle, porque vivían cerca. Pero Pilo confesó su amor por Lucita años después, cuando tenían 20 y 18 años respectivamente.

“Cuando empecé a conversar con ella, vi que me gustaba. Un sentimiento muy bonito. Qué muchacha más buena. Un día me declaré y le dije ‘Usted me gusta mucho ¿A usted le gustaría ser mi novia?’ y ella me dijo ‘Pues claro que sí’”, relata don Pilo.

Para oficializar la relación, Pilo tuvo que ir a hablar con don Matías González, padre de Lucita, para tener el permiso de ver a su hija. “Llegué yo un domingo tempranito. Le dije ‘Mire, don Matías, yo vengo a decirle que me gusta su hija. Quería ver si usted me da permiso de visitar su casa, para conversar con ella un ratito”, cuenta Pilo. Don Matías accedió, pero solo podían verse temprano los domingos.

Cuando tenían 10 meses de verse, don Matías le preguntó a Pilo sobre sus planes en cuanto al matrimonio. Pilo le respondió “Mire, señor, para usted es muy fácil decirme que no vuelva. Son dos palabras. ¿Pero cómo va a hacer usted para borrar el amor que ella siente por mí y yo por ella?”.

Durante 5 años, se siguieron viendo fuera de la casa de Lucita, aunque podían pasar meses sin verse. “Era un amor de verdad. No había interés”, dice Lucita. “Los años de casados que tenemos hablan por el amor que sentimos”.

Caminan juntos todas las mañanas

Todas las mañanas, Pilo y Lucita caminan agarrados de la mano por las aceras del cantón para mantener una buena salud. Lucita tiene más de 30 años de caminar. Pilo se le unió un par de años más tarde, después de pensionarse. Les gusta ver las mañanas bonitas y saludar a la gente, según expresan.

También tienen otros pasatiempos. Pilo dice ser un gran aficionado al Deportivo Saprissa y al boxeo. Lucita practicó voleibol durante algún tiempo. Pero cada tarde, después de almorzar, dedican mínimo dos horas para jugar dominó, juego que ayuda a su memoria.

Ambos están bien de salud. “Yo me siento cada día más joven. Será por la calidad de vida que le dan a uno. No le puedo decir que me siento de 90, sino como de 15”, respondió Lucita. Sus hijos e hijas se preocupan mucho por ellos, y les han dado una vejez “muy buena y muy bonita”, complementó Pilo.

Doña Lucita y don Pilo revelaron el secreto para tener una relación linda y duradera. “Amor y comprensión”, coincidieron ambos. Pasan los años, pero esos valores nunca faltarán.

 


Alejandro Umaña Rojas

Estudiante de Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo en la Universidad de Costa Rica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.