Aborto y demagogia electoral


Por: Danilo Pérez Zumbado*

 

El tema del aborto  es altamente complejo y polémico. Primero porque toca múltiples aristas de la convivencia del ser humano, en particular culturales y sociales  y, segundo, porque a su alrededor concurren diversas sensibilidades morales. Por tal razón, para sentar criterios y manifestar opiniones sobre el particular, conviene hacer uso de argumentos claros y bien fundamentados que, en la diferencia, puedan arrojar alguna luz para la comprensión del mismo.

A pesar de lo anterior, dada la libertad de expresión cualquier, particular puede expresar su sentir sin recurrir a la sugerencia anterior pero corriendo el riesgo de no lograr sostener sus tesis frente a posiciones más convincentes. Por supuesto, también es posible que una persona o grupo se refiera al tema del aborto, a favor o en contra,  movido por intereses alejados de la búsqueda de la verdad o del preclaro interés de orientar responsablemente el pensar de otros. Es decir, que bien se puede utilizar con propósitos oportunistas y manipuladores.

En fecha reciente, el periódico El Guacho de Belén denunció, a propósito de la marcha por la vida, del 31 de agosto recién pasado, la utilización  de los perfiles oficiales en las redes sociales de la Municipalidad de Belén para convocar a dicha manifestación. No parecía correcto este uso pues, aparte de que miembros de la administración municipal pudieran estar de acuerdo, la municipalidad como parte del aparato del Estado costarricense representa una comunidad mayor y diversa, al interior de la cual de hecho existen posiciones encontradas. En tal sentido, la municipalidad es un ente que no debe utilizar sus recursos para favorecer posiciones que no todo el mundo abriga.

No obstante, el objetivo político electoral de este antecedente se manifestó claramente en los desfiles de la celebración del 15 de setiembre, día de la independencia nacional. En éstos, el señor alcalde Horacio Alvarado, junto a un grupo de personas, entre ellas, integrantes de la papeleta del partido Unidad Social Cristiana, para los comicios municipales de próximo año, aparecieron vestidos de blanco, con banderas celestes, portando entre otras cosas, un muñeco simulando un feto, supuestamente con el ánimo de mostrarse como defensores de la vida.

A todas luces, este no era ni el lugar ni el tiempo válido para mostrar sus simpatías, toda vez que las celebraciones cívicas del 15 de setiembre tienen otro cariz y suponen celebrar y homenajear los actos y protagonistas que hicieron posible la creación de la nación costarricense.  De manera que dichas actividades deben estar muy lejos de propiciar la separación de la ciudadanía y menos aún en temas tan sensibles.

Este montaje refleja la insensatez de una campaña electoral adelantada por parte del señor Alcalde Alvarado que pretende utilizar momentos, de tan alta valoración cívica, para llevar agua a su molino. De seguro, quiso mostrarse como auténtico defensor de tales tesis, no tanto porque esté absolutamente convencido de ellas, sino porque tal fingida presencia podía remitirle ganancias políticas y  electorales.

Dicha manifestación no revela sinceridad  ni ética. Ni de este partido ni de buena parte de quienes se mostraron en este simulacro, se reconoce, a nivel local, haber sido portaestandartes de larga data, de la defensa del tipo de vida que pretenden defender. Estas manifestaciones están muy distantes de la disputa sana y responsable de posiciones. Son, por el contrario, una evidente manipulación demagógica y electorera.

La ciudadanía del cantón de Belén debería de tomar nota de este montaje a la hora de emitir su voto en las elecciones municipales de febrero del 2020. Queremos representantes en la Alcaldía y el Concejo Municipal,  serios, responsables y de altos valores éticos. Queremos políticos que reconozcan a los miembros de la comunidad como auténticos ciudadanos y no como meros insumos de una fábrica de hacer votos.

 

 *Es académico pensionado de la Universidad Nacional y vecino de Calle de La Labor.

Anterior Hay que informarse antes de votar 
Siguiente El hacedor de parques

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *