Hablemos de Salud. Reflujo Esofágico 


Reflujo Esofágico

Por. Allan González Chaves*

 

El reflujo esofágico o gastroesofágico es una condición en la cual se produce un escape o salida de contenido del estómago hacia el esófago, lo cual puede ocurrir como un proceso natural y ocasional, sin llegar a considerarse una enfermedad.

Los alimentos pasan por el esófago, hacia el estómago, el esfínter esofágico inferior controla el paso de alimentos y debe permanecer cerrado, excepto en el momento de tragar.  Cuando este músculo no puede cerrarse, los contenidos del estómago pueden subir hacia el esófago y producir alteraciones inflamatorias y daño en ese tejido.

Factores que favorecen a la aparición de la enfermedad de reflujo esofágico

 

  • Hernia hiatal.
  • Alimentos: grasas, alcohol.
  • Algunos medicamentos.

Síntomas más comunes

  • Sensación de quemazón detrás del esternón (en el pecho).
  • Aparición espontánea de comida o líquidos en la parte posterior de la garganta.
  • Dificultad para tragar, sensación de que la comida se atasca.
  • Sensación de dolor al tragar.

Síntomas menos comunes

  • Dolor en el pecho.
  • Molestias a nivel de oído, faringe y laringe.
  • Molestias respiratorias, como tos crónica o asma bronquial.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas, curar las lesiones, prevenir la aparición nuevamente de los síntomas, evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Como parte del tratamiento se deben tomar ciertas medidas que pueden mejorar estos síntomas.

-Elevar la parte de la cabecera de la cama unos 10-15 cm, con unas calzas de madera, para lograr elevar la parte superior del tronco.

-Evitar el uso de prendas de vestir muy ajustadas.

– Evitar el sobrepeso, ya que este influye de forma negativa en la enfermedad.

– No acostarse después de las comidas y no “picar” antes de acostarse.  Se recomienda cenar por lo menos de 2 – 3 horas antes de acostarse.

– Realizar varias comidas livianas al día.

– Evitar alimentos grasosos, salsas, café, menta, ajo, bebidas gaseosas, cítricos y picantes, ya que estos alimentos pueden irritar el tejido del esófago.

– No fumar ni consumir bebidas alcohólicas, ambas sustancias empeoran los síntomas del reflujo.

– No tome medicamentos sin autorización de su médico, algunos medicamentos pueden alterar los síntomas del reflujo.

Recuerde siempre consultar a su médico antes de consumir algún medicamento, él le guiará de forma adecuada en el seguimiento y control de su padecimiento.

 

*Farmacéutico y asistente de primeros auxilios

Anterior Editorial. ¡No deje que otros elijan por usted!
Siguiente FUNDACIÓN VÁSCONEZ: “MÁS QUE UNA PELUCA”

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *