Muni se endeudará por ¢3.100 millones para construir nuevo edificio


En estos terrenos, aledaños a la Biblioteca Municipal, se pretende construir el nuevo edificio de la Municipalidad

Redacción El Guacho

redaccionelguacho@periodicoelguacho.com

Una deuda millonaria, esa es la única opción que tiene la Municipalidad de Belén para financiar la construcción de un nuevo edificio para el Gobierno local.

Se trataría de un fideicomiso de al menos ¢3.100 millones. Esa es la millonaria cifra que se requiere para costear el inmueble que se pretende levantar cerca de la Biblioteca Municipal.

Sin embargo, el monto final podría ser mayor, ya que está pendiente sumar los costos de los movimientos de tierra, el mobiliario de oficina, los permisos institucionales y las inspecciones de rigor,  que un proyecto de esta clase requiere.

Se estima que este tipo de obras tienen un costo de referencia por metro cuadrado de $1200 dólares, o sea que, para construir un metro de este inmueble, se requieren casi ¢700 mil.

El nuevo edificio tendría un total de 4. 852 m2, y comprendería tres plantas, un sótano, tres locales para alquilar, una capilla y una cafetería.

El proyecto está a cargo del arquitecto Eddie Fernández y fue presentado ante el Concejo Municipal en la sesión extraordinaria del jueves 22 de julio. Para conocer detalle de este tema, se recurrió a una copia del acta municipal y la grabación de audio y vídeo.

Vea el vídeo de la presentación del proyecto ante el Concejo Municipal.

La Administración pretende que la construcción del edificio esté a cargo del Instituto Costarricense de Electricidad y el financiamiento con el Banco de Costa Rica, (BCR).

Respecto al dinero para realizar la obra, el arquitecto responsable comentó que el fideicomiso con el BCR es lo más adecuado, especialmente, por la experiencia que ese banco tiene en estos temas.

Fernández dijo que la parte financiera está a cargo de una comisión conformada por funcionarios municipales.

Reveló que el proceso para obtener el dinero ya está avanzado, tanto así que se planeó hacer los primeros movimientos de tierra en noviembre, pero debido a algunos trámites financieros y de permisos de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental,  no será sino hasta enero que arranquen los trabajos.

“Estamos considerando varias opciones. Se está manejando el tema de confección de contratos y demás, lo más lento es la aprobación del fideicomiso por el refrendo por parte de la Contraloría, que son alrededor de 4 meses”, aseguró el arquitecto a cargo.

En cuanto a trámites, aún no se presentan los planos ante el CFIA, debido a que se está realizando un proceso de “afinamiento” del presupuesto, esto con la intención de bajar el costo de los visados y de la póliza de riesgo, dijo Fernández.

Hace pocas semanas trascendió que la Municipalidad de Limón ya estrenó edificio, en este caso se trató de un inmueble de 3600 m2 y costó ¢2 mil millones. El diseño corresponde al legado arquitectónico del Caribe.

¿Y el teatro?

El inmueble se ubicará cerca de la Biblioteca Municipal Fabián Dobles, en cuatro lotes propiedad del Gobierno local.

Incluso trascendió que uno de los terrenos utilizado en este proyecto es el que el alcalde Horacio Alvarado ofreció para construir un teatro.

Según la propuesta, la propiedad originalmente destinada para el arte y la cultura, ahora podría convertirse en un parqueo para los carros de quienes visiten la sede de la Muni.

Los encargados argumentaron que tuvieron que usar el terreno del teatro para hacer parqueos, porque la construcción del edificio municipal demanda 120 espacios para automotores y solo disponían de esta propiedad para cumplir con la cifra.

Ahora, se especula que el teatro podría construirse en un segundo momento, sobre el parqueo, al menos así lo dejó entrever el arquitecto Fernández.

Hay discrepancias

En el seno del Concejo Municipal, esta propuesta de nuevo edificio causó discrepancias entre los regidores.

Los ediles lamentaron la ausencia de un sistema de cosecha de agua llovida y el tratamiento de las aguas residuales, asuntos que fueron preguntados por María Antonia Castro y el presidente del Concejo Eddie Méndez, respectivamente.

En cuanto a las aguas residuales, el edificio no incluye planta de tratamiento, sino que se depositarán directamente a la red de desagüe sanitario de la Muni, “pongámosle detalle a esto, me preocupa la solución mecánica de ese edificio, si no va a tener que haber un planteamiento interno para manejo de aguas”, advirtió Méndez, quien también es arquitecto.

En cuanto al sistema de recolección de agua llovida, el encargado dijo que ese tema quedaría para una segunda etapa, pues no se tomó en cuenta en la primera fase para bajar costos.

“De momento, nace como un proyecto convencional con la capacidad de adaptar estos tipos de sistema, pero si se ponen ahorita, incrementan mucho el costo con lo que se va a presentar”, recalcó Fernández.

La estructura sí dispone con algunos avances ambientales, como la utilización de luz y ventilación natural, muy poco uso de aires acondicionados, además de contar con espacios de trabajo saludables.

Presidente: “costo demasiado alto”

El jerarca del Concejo, Eddie Méndez, no solo se mostró preocupado por el tema de la ausencia de una planta de tratamiento en la iniciativa, sino que, mediante un correo electrónico dirigido a los regidores, externó más situaciones que le llaman la atención.

Por ejemplo, lamentó que la propuesta no reflejara ejes fundamentales como económico, ambiental, social y de sostenibilidad, “en donde no existan estos ejes, se nos va a volver un producto muy caro”, alertó.

Para Méndez, es fundamental que el edificio cuente con aspectos como la protección del ambiente, fomento de la sostenibilidad del consumo, el ahorro y eficiencia del agua, así como energética, “que nos lleve a un ahorro económico notable a la hora del funcionamiento del mismo y de su mantenimiento después de concebido”, recalcó.

Este regidor de Liberación Nacional pidió un alto para hacer una reingeniería de valor con el objetivo de optimizar el diseño arquitectónico, estructural y electromecánico, así como revisar las especificaciones técnicas, características y sistemas que utilizará, “para poder bajar ese costo de construcción, el cual veo demasiado alto”, advirtió.

“Teniendo claro que es necesario que podamos contar con un edificio de primer mundo, pero que este sea también autosuficiente en el mantenimiento, y a como lo veo esto, no se ve proyectado en la propuesta”, finalizó.

Anterior Presidente del CCDR: “Lo que sucede con el administrador del Poli es de interés comunal”
Siguiente Sí al edificio municipal, pero a un precio justo para los belemitas

No Hay Comentarios

Deja un comentario