Vecinos alertan de mal olor que emana del Quebrada Seca


En la orilla del Quebrada Seca, se observa a simple vista desfogues de aguas sin regulación.

Luis Zárate Alvarado

[email protected]

Un grupo de vecinos de San Antonio están muy preocupados por un olor terrible que pareciera emanar del río Quebrada Seca.

Lo que más llama la atención es que la fetidez parecieran estar “programada”, ya que solo se percibe durante uno o dos días a finales de mes y a determinadas horas de la noche, entre las 8:00 p.m. y 9:00 p.m.

La situación sucede unos 100 metros al este del centro de recreo del ANDE, en San Antonio, muy cerca del residencial Malinche del Río. Los afectados ya suman dos años batallando contra este problema.

Edwin Salas es uno de los denunciantes y describió el olor como de tanque séptico, cloaca o “jabón podrido”. Reveló que el hedor, por lo general, se percibe durante una hora.

Cuando se desata la pestilencia, estos belemitas corren a cerrar puertas y ventanas de sus casas para evitar que el hedor entre a los hogares, reveló Salas. Una de las grandes incógnitas es la fuente del problema, ya que se desconoce qué causa el tufo.

Hace algunos meses, presentaron la queja a la Municipalidad y al Ministerio de Salud; sin embargo, no han resuelto nada. En la Municipalidad, habrían descartado que el olor lo cause la planta de tratamiento de aguas residuales del Residencial, que está ubicada relativamente cerca.

El 31 de octubre de este año a eso de las 10:00 p.m., en el momento que surgió el mal olor, los residentes del lugar llamaron a la encargada de alcantarillado de la Municipalidad, Mayela Céspedes, con quien realizaron una visita a la planta.

Entonces, se descartó que la fuente del problema fueran las instalaciones municipales, por ello se procedió a elevar el caso al Ministerio de Salud. Sin embargo, la ayuda recibida por parte del Ministerio es poca; en este caso, el gran inconveniente es que la situación acontece durante horas no laborales.

En esa institución, explicaron que deben aclarar con “exactitud” el lugar donde provienen las descargas, ya que “se vuelve muy complejo realizar coloraciones en todas las viviendas y establecimientos de una comunidad”, consta en una carta firmada por Gustavo Espinoza, director del Área Rectora Belén-Flores.

Cuando se desata la hediondez, los residentes del sector notan que, sobre el cauce del río, aparece un tipo de espuma, lo que ha llamado mucho la atención de quienes la han visto.

 

Anterior Colegio de Psicólogos cuestiona programa impulsado por Alcaldía
Siguiente Cobro de bienes inmuebles amenaza permanencia de actividades agropecuarias

1 Comentario

  1. Germán Pochet
    diciembre 24, 2018
    Responder

    En estos casos es necesario revisar los reportes operacionales de las empresas que se encuentran aguas arriba del residencial donde se percibe el olor. El Ministerio de Salud tiene una debilidad en la capacidad revisión y seguimiento de la presentación de los reportes operacionales de los vertidos. Es necesario que presenten las denuncias en el Ministerio de Salud.

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *