Tribunal Ambiental da espalda a vecinos y no ordena cierre de relleno de La Carpio


Los deslizamientos de basura en un sector del relleno, que colinda con el río Virilla, motivó a estos vecinos a tomar acciones (foto tomada del Facebook de Asocariari)

Redacción El Guacho

[email protected]

Hace ya más de 10 años, las comunidades de Ciudad Cariari, Residencial Los Arcos y Bosques de Doña Rosa, representadas por su Asociación de Desarrollo, presentaron una denuncia contra la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), la Municipalidad de San José y el Ministerio de Salud, debido a la afectación por emanaciones, ruidos y contaminación derivada del mal funcionamiento del Relleno Sanitario de La Carpio.

No es un secreto para la gente de Belén que este relleno sanitario ha generado graves daños ambientales y afectación a la salud, después del desbordamiento que causó un hedor nauseabundo en el cantón a mitad del año anterior. Por ello, estos vecinos tomaron como meta su definitivo cierre técnico a partir de varias argumentaciones que entregaron al Tribunal Ambiental Administrativo (TAA).

El 13 de diciembre de 2018, el TAA emitió la Resolución N° 1364-18-TAA, en la que, si bien amonesta a los responsables de la mala administración del relleno, no ordena el cierre técnico como esperaba la parte denunciante.

En la resolución, se amonesta a la empresa Berthier EBI de Costa Rica y se le ordena realizar un plan para la mitigación del ruido; uno, para el control de polvos; y otro, para diferentes contaminantes en el plazo de un mes, lo cual debe ejecutar inmediatamente.

Advertencias

Asimismo, tanto al Dr. Daniel Salas Peraza, Ministro de Salud, como a SETENA, se les obliga a estar vigilantes al volumen del relleno sanitario, pues una vez alcanzada la cota de 985 m.s.n.m., se sigan las instrucciones para el proceso de cierre técnico por llegar al tope de su vida útil, estimada en 2021.

De igual forma, se le ordena a Johnny Araya,  Alcalde de San José, junto con el Ministerio de Salud, velar por las condiciones de los vehículos, para que no sobrepasen el límite de ruido ni presenten fugas de líquidos lixiviados que terminarían en las calles. Además, se les exige vigilar que los camiones recolectores no se detengan en la entrada de La Carpio y continúen hasta el relleno sanitario, para no afectar la salud de sus habitantes. Finalmente, se le indica a SETENA que ejerza su deber de control y seguimiento en términos de la viabilidad ambiental del proyecto.

Fiscalización

Por su parte, Melissa Flores, Presidenta de la Asociación de Desarrollo del Residencial Ciudad Cariari, afirmó que, a pesar de tener las pruebas suficientes y de la amonestación a la empresa EBI, no obtuvieron la respuesta esperada. Sin embargo,  ahora, cuentan con respaldo legal para exigir a las instituciones del Estado la fiscalización del funcionamiento del relleno.

El comunicado destacó la importancia de informarse sobre el avance de los trámites del proyecto de la incineradora que se pretendía llevar a cabo en el mismo sector, lo que vendría a empeorar el panorama ambiental en Belén.

Anterior Funcionarios municipales realmente ¿especiales?
Siguiente La primera regidora de Belén: “¿Quién ha visto una mujer en eso?”

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *