mayo 21, 2024

Participación de Belén en la lucha contra relleno sanitario en Santa Ana a finales de la década de 1990

0
Participación de belemitas en manifestación contra relleno sanitario en el año 1996. (Material de Francisco Villegas).

Participación de belemitas en manifestación contra relleno sanitario en el año 1996. (Material de Francisco Villegas).

  • Las más grandes manifestaciones tuvieron lugar en el año 1996
  • Se gana la lucha gracias a un recurso de amparo a favor de los mantos acuíferos de Puente Mulas

A través de los años Costa Rica se ha visto envuelta en diversas luchas comunales entorno al mal manejo de los desechos sólidos y a su vez a inadecuadas localizaciones de rellenos sanitarios o vertederos, principalmente por la cercanía de estos a diversas fuentes de agua como también por la proximidad con zonas residenciales. 

Uno de los casos más conocidos del país fue el relleno sanitario de Rio Azul ubicado en el cantón de la Unión en Cartago, donde se depositaba la mayoría de los desechos de la Gran Área Metropolitana (GAM). Al cumplir con 23 años de operaciones, en 1994 se comienza a valorar su cierre técnico, lo cual trajo consigo una serie de problemáticas. 

El principal desafío que tuvo el gobierno de ese entonces, cuyo presidente era José María Figueres Olsen, fue encontrar un nuevo lugar donde depositar los desechos sólidos del GAM. Tras analizarse algunas alternativas en conjunto con las diversas municipalidades se propuso el Cerro de Ochomogo en Cartago y Pozos en Santa Ana como los sitios más viables para instaurar el nuevo relleno sanitario, decidiéndose finalmente por este último debido a que sería muy costoso el traslado de los camiones de basura hasta el sector de Ochomogo. 

En Santa Ana se esperaba situar el relleno sanitario en un tajo ubicado en Pozos de Santa Ana específicamente a orillas del río Virilla, provocando una serie de polémicas con relación a aspectos jurídicos, técnicos y ambientales de este terreno. Principalmente se cuestionaba la contigüidad de los mantos acuíferos de Puente Mulas, los cuáles se ubicaban aproximadamente a 200 metros de distancia de este tajo. 

Asimismo se debatía la cercanía de este terreno a zonas de despegue y aterrizaje de aviones de aeropuertos como el Juan Santamaria y Tobías Bolaños. No obstante, también existía una causa judicial por conflictos de las acciones de los propietarios mayoritarios.

Debido a muchos de estos motivos el pueblo de Santa Ana se opuso rotundamente a la instalación de dicho relleno sanitario y se generaron manifestaciones en conjunto entre este cantón y las comunidades tanto de Mora como de Belén. Lo cual generaba preocupaciones en el gobierno adjuntas a la negativa de Río Azul de aceptar más prórrogas. 

Esto ocasionó fuertes tensiones entre la población y el gobierno, suscitando en el año 1996 diversas protestas en Santa Ana, las cuales llegaron en algunos casos a la violencia debido a que los antimotines reaccionaron con gases lacrimógenos como respuesta al cierre de vías públicas. Todo ello provoco que hubieran varios heridos y detenidos en esta época. 

Con respecto al cantón de Belén, sus habitantes también llevaron a cabo manifestaciones contra la instalación del relleno sanitario en el año 1996, motivados por preservar las nacientes ubicadas en Puente Mulas. Los vecinos de San Vicente mostraron una fuerte participación en esta lucha puesto que serían una de las comunidades más afectadas de nuestro cantón por la cercanía con el terreno donde se pretendía instalar el relleno sanitario. 

Las problemáticas para el cantón de Belén eran amplias: los malos olores que este relleno provocaría, la contaminación del río Virilla por colapsos de taludes, dificultades con los animales que este sitio atraería y el peligro del derrame de líquidos del relleno sanitario en las nacientes. A su vez, se mencionaba el poco material de cobertura en este terreno por lo cual, un tajo no funcionaba como botadero de basura. 
En este tiempo se presentaron varios recursos de amparo ante la Sala Constitucional de Costa Rica, los cuales conllevaron procesos arduos y largos. Finalmente un recursos de Amparo presentado por los hermanos Zamora Guardia en Santa Ana fue resuelto a favor de la población, puesto que la resolución final fue la afectación de los mantos acuíferos aledaños. Esta fue una gran victoria para los cantones de Santa Ana y Belén en pro del medio ambiente y la salud de sus habitantes. 

Posteriormente el gobierno decidió seguir con las operaciones en Río Azul a pesar de las oposiciones, cerrando de forma definitiva hasta el año 2007, con 34 años de operatividad.  Y es en el año 2000 cuando se instala el relleno sanitario de Pavas, San José. El cual también ha generado problemáticas a las comunidades aledañas.  Estando Belén nuevamente envuelto en luchas debido a su proximidad con este. Actualmente es la comunidad de Cariari en Belén una de las más afectadas, denunciado en varias ocasiones malas operaciones y afectaciones ambientales. 

Esto evidencia que las luchas entorno a los rellenos sanitarios y a un adecuado manejo de los desechos sólidos en Costa Rica aún continúan y que las personas de Belén seguirán luchando como lo han hecho desde hace muchos años para mejorar la calidad de vida de sus habitantes así como para proteger los recursos naturales, principalmente uno tan valioso como lo es el agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *