¿Monos cariblancos en Belén?


Foto del cariblanco reportado por Merlyn Cedeño Cambronero.
  • Reportan avistamientos cerca del puente que conecta Lindora con Belén 

  • Esta es una especie amenazada según International Union for Conservation of Nature 

 

Redacción El Guacho

[email protected] 

 

La naturaleza no deja de sorprender a los belemitas. Esta vez, se trata de la aparición de grupos de monos cariblancos que han logrado ser divisados en Belén, concretamente en Calle Potrerillos, cerca del puente entre Lindora y Belén. 

Merlyn Cedeño Cambronero, vecina de la zona, inclusive logró fotografiarles y grabar un par de videos donde se observa a uno de los ejemplares. Ella afirma que estos especímenes frecuentan la zona más o menos desde el 2019. 

“La primera vez que los observamos fue en diciembre de 2019. Un grupo de 3 monos, después de eso, empezamos a prestar más atención y notamos que llegaban con frecuencia. Todavía se siguen viendo”, afirmó Cedeño.

Para esta joven de 30 años, la reacción en un primer momento fue de sorpresa y hasta miedo, pues ella era de las que consideraba que los cariblancos, también conocidos como capuchinos, solo se veían en zonas costeras. 

“Fue gracioso, ya que uno tiene la idea que para verlos es únicamente en zonas costeras, nos sorprendió y asusto bastante”, aseguró.

Para Cedeño, es importante que los belemitas ahora interioricen la importancia de actuar con responsabilidad y cuidar a esta especie con la que podríamos convivir. “Si tienen la oportunidad de verlos no les hagan daño y tampoco los asusten, somos afortunados al tenerlos cerca”, advirtió. 

 

“MINAE tenía reportes de avistamientos en La Garita y Turrucares, pero no en Belén” Paulo Ramírez

 

Según el biólogo Paulo Ramírez, es la primera vez que se reporta, al menos oficialmente, la presencia de esta especie en los alrededores del cantón.  

“En algún momento leí que podían distribuirse hasta los 1500 metros sobre el nivel del mar y Belén está entre los 940 msnm, por lo que se puede considerar que habiten en regiones de alrededores al cantón. Le hice la consulta al MINAE si tenía eventos o reportes con monos cariblanca cerca de Belén, y me indicaron que al menos en Belén no, sí en sectores como La Garita y Turrucares”, relató Ramírez.

Este biólogo belemita considera que, probablemente, los monos hayan emigrado utilizando la ruta del río Tárcoles y, posteriormente, subieron por el río Virilla. 

“Deben usar el gran cañón del Río Virilla. El reporte fue cerca del río, a la altura del puente que comunica Lindora con Belén, el río se extiende hacia al oeste hasta desembocar en el río Tárcoles, se deben desplazar en busca de alimento y refugio y, en esa búsqueda, llegan a fincas o vecindarios que se caracterizan por tener árboles frutales’”, aseguró.  

 

Recomendaciones a los ciudadanos y las autoridades locales 

Ramírez emitió una serie de recomendaciones profesionales, tanto para los ciudadanos del cantón que pudieran tener encuentros con los especímenes, así como para las autoridades locales y nacionales. 

En el caso de los ciudadanos, solicita inicialmente no enfrentarlos, no alimentarlos ni intentar agredirlos. Asegura que los cariblancos pueden formar grupos de hasta 20 individuos y ellos solo buscan alimento o refugio. En caso de que lleguen a su residencia en reiteradas ocasiones, sí se debe hacer los reportes a las autoridades para su debido manejo.

Para el gobierno local, recomienda comunicarle a la comunidad la importancia de una buena convivencia con la vida silvestre y los impactos que podemos tener sobre ellos por nuestras acciones. 

“En muchas ocasiones, observar una zarigüeya o una serpiente es sinónimo de sacrificarlas, bien se podría crear canales de comunicación para que reporten al MINAE, bomberos o hasta un particular que sepa manipular diferentes especies silvestres”. 

Además, recomienda invertir en investigación que pueda aportar evidencia científica de las verdaderas razones de porqué están llegando estas especies inusuales al cantón.

“Se podría sacar conclusiones, como que el entorno de Belén aún es propicio para la estancia de diferente y abundante vida silvestre o si al contrario, estamos amenazando a estas poblaciones y los estamos desplazando de sus hábitats naturales”, finalizó. 

El punto exacto donde fueron avistados los ejemplares fue marcado en la aplicación inaturalist, proyecto Flora y Fauna de Belén.

 

Anterior Proyecto del AyA en Ojo de Agua excluye estudios de viabilidad ambiental
Siguiente El portón de las brujas: un libro para conectarnos con nuestras raíces

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *