La Hierba de la Eterna Juventud


Alejandro Oviedo González

Ha surgido desde todas las latitudes y direcciones una pléyade de mercantilistas que cual modernos cagliostros anuncian que sus esencias y menjurjes hechos a base de hierbas que llaman exóticas y otros componentes no menos misteriosos; son la cura de todas las enfermedades y afirman temerariamente que pueden vender hasta el agua de la fuente de la eterna juventud en frasco.

He sabido por naturaleza que para tener una vida saludable, aparte de otras normas y costumbres disciplinarias, la comida es un factor elemental para mantener esa condición y si comemos alimentos saludables en cantidades y calidades acordes con las que nuestro organismo necesita para un balance óptimo de su funcionamiento, tendremos esa vida saludable y plena que es lo que perseguimos las personas responsables y sensatas.

Todas las hierbas comestibles tienen las mismas propiedades nutritivas, para citar solo unos ejemplos, tres plantas comestibles como el culantro, la albahaca y la menta que son originarias de diferentes partes del mundo, están compuestas por las mismas vitaminas y nutrientes y, en igual medida, los mismos efectos terapéuticos; eso significa que no existe ninguna hierba maravillosa ni sobrenatural como las que pregonan estos mercaderes del engaño, que solo quieren lucrar en detrimento de miles de personas que buscando equivocadamente una cura para sus males o simplemente para verse estéticamente bien, malgastan cantidades de dinero que deberían de usar en otras necesidades que ayudarían más a su salud y bienestar.

Sigamos y respetemos las leyes de la naturaleza y así tendremos una juventud alegre y primaveral, una madurez sosegada y responsable y una vejez plena de tranquilidad.

Anterior Maravillas del Virilla 2019
Siguiente Una mirada hacia adentro

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *