junio 1, 2022

La despedida del señor Alcalde

Imagen con fines ilustrativos.

Imagen con fines ilustrativos.

Danilo Pérez Zumbado*

Como pocos mortales, Horacio Alvarado se dirige a la Asamblea Legislativa después de dieciséis años en la Alcaldía de Belén, a la cual llegó después de ser diputado. En política, existen personajes que resucitan, se entierran, chapucean y algunos hábiles que, con ayuda de cuestionados artificios, brincan de puesto en puesto y suelen, a nombre de la democracia, despacharse contra “chavistas” que no sueltan el poder. 

No es extraño que, una de sus últimas salidas a la prensa fuera, junto a varios compinches, la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que prohíbe la reelección de alcaldes. Hay que entenderlo: ejemplar solidaridad con los cuarenta alcaldes vigentes que ven con tristeza cómo se esfuman sus sueños de seguir pegados a la teta municipal.

No quedará tampoco en el olvido, para los belemitas, esta despedida. No sale furtivo sino dejando evidencias de cómo entiende y disfruta el señor Alvarado la política. Comencemos con lo espectacular. Los dos conciertos “Pic Nic” de la Cervecería nos recuerdan la vieja amistad entre su “señoría” y los dueños feudales de Pedregal que, desde décadas atrás, les permitió a los segundos construir o acondicionar, sin permisos o medios permisos, instalaciones de envergadura para corridas de toro, ferias o conciertos masivos. Aquí el ojo escrutador de la Administración Municipal brilló por su ausencia. 

Hoy no son cientos sino miles los perjudicados pues cada vez que ocurren tan magnos eventos, se paraliza el cantón: congestionamiento vehicular, basura a raudales, contaminación ambiental e insomnio obligatorio. A este respecto, debemos recordar que, en todo caso, Pedregal tiene muy claro que la ley no es igual para todos.

El segundo regalo es el aumento tarifario del servicio del agua. No se puede ignorar que el costo de este servicio debe actualizarse; sin embargo, no se entiende por qué razón la Administración esperó casi una década para proceder. ¿No es cierto que vivimos en un cantón cuya municipalidad obtiene los más altos índices de eficiencia y planificación? Por el contrario, se aplicó el aumento, retroactivo, de sopetón y sin demostrar coincidencia entre los estudios del caso. Y aunque se aprobó un período de congelamiento para estudiar con mesura la situación, la comisión encargada fue convocada tardíamente y de repente, en el Concejo Municipal, con los votos del PUSC y PLN, se aprobó con premura el tarifazo. 

Y para poner una flor en el ojal, aparece, en abril, en el Periódico La Extra la noticia de que la Fiscalía de Probidad aceptó para su estudio y seguimiento el caso de los jugosos pagos realizados a funcionarios de paso por la elaboración de los planos de construcción del nuevo edificio municipal que mucho antes de zarpar ya estaba hundido. Más de cincuenta millones de colones echados, no en la basura, sino quizás, en las alforjas de algún interesado.  ¿Dónde quedó la supervisión y celo del señor alcalde?

Para conocedores de la intimidad municipal, todavía falta mucho por venir. La Auditoría Interna ha elaborado varios informes sobre distintos hechos que rayan en la irregularidad y podrían calzar con tipologías de delito. Lo que me pregunto es si la ciudadanía belemita, en particular esa porción que no pierde oportunidad para expresar su “orgullo” belemita, llegadas las elecciones municipales de 2024 se olvidarán de tanto reguero en el camino o, por el contrario, se decidirán a sacar de una sola vez de la administración esa casta que, a veces, parece operar con los métodos y objetivos de Don Corleone.

*El autor es catedrático pensionado de la Universidad Nacional, vecino de Calle La Labor.


Redacción El Guacho

1 pensamiento sobre “La despedida del señor Alcalde

  1. Muchas gracias por la información,seguimos leyendon tan importante información y se les agradece dicho trabajo de investigación,publicación e información para estar al tanto de cómo avanza y retrocede retrocede los dirigentes del cantón y que su labor sea clara como el agua de nuestro cantón que tanto tiene y si no se defiende en poco los ciudadanos trabajadores niños ,adultos y en general todos los avitantes del cantón no podremos disfrutar de tan preciado y codiciado recurso natural siendo vital para la vida y de los desarrollos de infraestructura que en ocasiones ponen tanta traba para solicitar permisos a las masas menos adineradas del cantón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.