Falta de voluntad política y administrativa para el adulto mayor


Guillermo Valverde Rojas*

Soy residente del distrito La Ribera desde hace 12 años y, junto a mi señora esposa, estamos felices de vivir en este lindísimo pueblo del cantón de Belén.

Aprovechando la oportunidad que ofrece La Asociación de Desarrollo Integral de La Ribera, participé por dos años en la actividad de aprendizaje de la pintura.

Desde febrero del presente año mi sorpresa fue que al ir a matricularme para el presente período, se me informó que en dicho centro ya no había matrícula en horario diurno (tarde), como en años anteriores, solamente para niños y que por la noche los adultos. El argumento preliminar “recorte de presupuesto por parte de la municipalidad”. De inmediato le respondí que prácticamente al “adulto mayor y personas especiales” se les estaba marginando su derecho y que por razones obvias el horario nocturno no es el más conveniente. No obstante quedaron de revisar para tratar de encontrar otras opciones y que me avisaban. Nunca recibí respuesta. Me apersoné y aún no había una solución, aduciendo que la única vía a mi solicitud estaba en la municipalidad.

En primera instancia tuve la oportunidad en mi gestión de ser atendido por la directora del área de desarrollo Social de la municipalidad, quien amablemente me escuchó y quedó de darme una respuesta. El 21 de marzo me notificaron que abrieron una opción los sábados en la “Asociación del Guapinol”. De igual manera les hice saber que los mayores de 65 años tenemos esposa, hijos y nietos para poderlos disfrutar los fines de semana, que es cuando ellos pueden.  Luego conversé dos veces con la Lic. Karla Villegas Garita, encargada de la unidad de la cultura y finalmente el 9 de abril recibí otra nota en donde finalmente se nos abre la posibilidad en la mayoría de los centros, excepto en el local central del A.I.D. de la Ribera.

Mi protesta la fundamento en los siguientes hechos:

  1. No se tomó en cuenta al adulto mayor desde el inicio de la programación.
  2. Letargo en la búsqueda de una solución, falta de voluntad y burocracia.
  3. ¿Por qué nos marginan a los residentes más próximos al A.I.D. central de La Ribera?

Tuve que realizar una protesta y gestión personal y quizá de otros en igual situación lo hicieron también. De lo contrario, el término “ciudadanos de oro” ante la falta de política y voluntad administrativa demostrada pasamos a otra denominación o marginación “ciudadanos de tercera clase”, para ponerle un nombre decente.

Finalizo expresando mi resentimiento y protesta. Cada día la población de adultos mayores aumenta en todo el mundo y las políticas y leyes, inclusive a nivel nacional, coinciden en que se debe dar un trato especial en las oportunidades de desarrollo cultural, productivo y/o político, económico y social. Nuestro cantón se lo merece y somos muchos y necesarios para que ayudemos a engrandecer y hacer más lindo este hospitalario pueblo que lo heredaron generaciones de raíces belemitas auténticas.

*Vecino de La Ribera.

 

Anterior La Carta de la Tierra: principios para el diario vivir
Siguiente Asociación Cultural el Guapinol recibió premio del Ministerio de Cultura

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *