octubre 11, 2022

Estudiante del Liceo de Belén expondrá su obra artística Alegorías

Fred Rodríguez posa junto a varias de las obras que tendrá en la exposición.

Fred Rodríguez posa junto a varias de las obras que tendrá en la exposición.

  • Obra retrata la evolución de un artista, las luces y sombras

[email protected]

Alegorías, así se llama la obra artística que expondrá el estudiante de cuarto año del Liceo de Belén, Fred Rodríguez Calderón, en la Casa de la Cultura entre el 20 de octubre y el 3 de noviembre de 2022.

De acuerdo con la organización, la obra ejemplifica las emociones, incertidumbres y cotidianidad del ser humano. Además, esta emana impresiones desde el artista en el momento de plasmar el color en el lienzo y dejar la huella del sentimiento que sirve de espejo a los espectadores. 

Rodríguez, vecino de Escobal, comentó que en la obra se nota el deterioro que ha tenido su vida durante el proceso que ha padecido producto de la depresión. “Ha comenzado más tirando a lo Sorolla, buscando la felicidad, la luz; y ha terminado más a lo Caravaggio, buscando la maldad, la asquerosidad de la sociedad”, destacó. 

“La obra muestra la miseria. De cómo se deteriora un artista en el paso del tiempo en el término mental. Un artista como yo, que cayó en la depresión. Me gustaría mostrar eso, la evolución de un artista, cuya meta era pintar la felicidad a un artista cuya meta es pintar la maldad de la sociedad. La verdadera sociedad, la crueldad”, agregó Rodríguez.

De la luz a la oscuridad

El cambio en la perspectiva de la sociedad de Rodríguez se genera cuando fue internado en el Hospital Psiquiátrico durante 2 meses.

“Ahí (refiriéndose al hospital) no me dejaban pintar, no me dejaban dibujar. Estaba prohibido. Había hecho una serie de dibujos y me aislaron porque mostraba la realidad del hospital psiquiátrico. Cómo nos trataban, cómo son de asquerosos. Cómo nos creen dueños, cómo nos creen sus perros; entonces, yo los dibujé”, comentó. 

“Hice unos 20 dibujos. Me metieron en aislamiento una semana por dibujar y me los decomisaron. Cuando salí del hospital lo que hice fue entrar a la sala de enfermeros y llevarmelos”, agregó. 

Rodríguez comentó que durante ese lapso llegó a pesar 49 kg midiendo 1,70 m de alto. Su apetito se había ido producto del asquío que sentía de la vida, comentó.

Añadió que fue la peor experiencia de su vida. Al hospital tuvo que volver en julio una semana producto de una recaída.  

“Ahora, estoy acá (aludiendo al aula donde conversamos) dibujando, pintando, tatuando. Haciendo diferentes cosas”, destacó Rodríguez.

Fred sueña con ser un reconocido pintor.
Fred sueña con ser un reconocido pintor.

El contacto con el arte

La atracción por la pintura no sabe cómo se dio. Al parecer lo trae desde que nació, dada la existencia de una pintura que hizo de cuando tenía 2 años.

Comentó que el primer contacto que tuvo con diferentes artistas se dio desde pequeño, cuando la mamá le compraba libros de historia del arte.

“Yo los aprovechaba y los leía. Me hice una base no técnica pero sí artística. Vi mucho un libro donde se veían las pinceladas, el trazo, el color, la composición, la luz, cómo la utilizaban. De donde he sacado mi conclusión visual”, mencionó Rodríguez.

Producto de este contacto, Rodríguez ha identificado varios artistas que han influido en su obra y a quienes considera genios e impresionantes. Entre ellos se encuentran: Caravaggio, Velázquez, Sorolla, Ressendi, Guillermo Lorca quien es artista contemporáneo, Arterio García Gerard y Rembrandt.

El sentimiento que le ponen a las pinturas es lo que más le llama la atención de ellos. “Es impresionante», comentó. 

Un ejemplo de esto es el retrato que le hizo Velázquez al papa Inocencia X, donde Rodríguez consigue ver la expresividad, la forma, la estructura, la combinación, la composición, el color, lo cual le parece espectacular.

Específicamente, en la luz le han influido Soroya y Garabayi, en la pincelada Velázquez y en composición JR Torner, pintor que era paisajista.

El sueño

Rodríguez sueña que lo conozcan como pintor. Quiere vivir del arte en donde sea. De la pintura, que es lo que le apasiona.

Actualmente, él se encuentra realizando una certificación del INA, la cual consta de 3 pruebas donde se determina la habilidad y el conocimiento que tiene la persona.

Daniel Valverde, profesor del INA, comentó que: “Lo que se hace es darle un título del peso del INA como parte del conocimiento que ha adquirido. Es darle la oportunidad de tener una mayor expectativa a nivel laboral, un poco más de confianza, y que se determine con su formación de artista, darle un poco más de herramientas. Porque estas son las que más él ocupa para elaborar sus trabajos”. 

Esta opción con el INA junto a la exposición de su obra, Rodríguez las ha identificado como oportunidades que le ha presentado la vida.

“Hubo un momento de mi vida donde quise dejar de pintar porque no tenía apoyo. Nada, cero. Pero luego, al paso del tiempo, me llegaron muchas oportunidades y fue maravilloso, fue una razón de vivir. No una razón para quitarme la vida, sino una razón de vivir”, finalizó Rodríguez.

 


Roberto Rodríguez Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.