Edición especial: Apuntes históricos de mi pueblo Capítulo XII. “Acontecimientos de 1917’’ (Final)


La gruta de Lourdes, ubicada al costado sur de la Iglesia de San Antonio estuvo a punto de ser destruida por decisión del cura Borge. De no haber sido por la intervención violenta de los vecinos de Belén, la casa Cural se hubiera construido en ese lugar.

Por. Filadelfo González Murillo* 

Durante la administración de la Parroquia por el Dr. Borge (cura párroco del que se habló en la edición anterior quien estuvo en el lapso de 1915 a 1921), ocurrieron los siguientes hechos:

  1. El 29 de setiembre de 1917, el Dr. Borge convocó al pueblo a una reunión con el fin, según él, de designar el puesto donde debía edificarse una nueva casa cural. En esa reunión no se permitió que no se estuviera de acuerdo con él, y si alguien se levantaba a hacer alguna observación, éste lo mandaba a callar. Así fue como, contra la voluntad de gran parte del pueblo, se designó para edificar dicha casa el cementerio de la Iglesia, lado sur, o sea, el propio lugar donde se encuentra la gruta de Lourdes, pequeño monumento que el pueblo había levantado en conmemoración del Cincuentenario de la Proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción. El 2 de octubre, con algunos vecinos que desgraciadamente lo acompañaban, inició la obra desde la mañana de ese día, destruyendo el bosque que rodeaba la caída de cada árbol con gran algazara. 
  2. Así continuaron hasta las 3 de la tarde, hora en que bajaron la imagen de Lourdes de su lugar para emprender la destrucción del monumento, pero a esa hora gran parte del pueblo, amotinado, ingresó en el Cementerio de la Iglesia y, a mano armada, sin que hubiera que lamentar ninguna desgracia, fuera del consiguiente escándalo, impidió que se consumara el atentado.
  3. El 7 de octubre, sin que yo me meta a dar una explicación del porqué, después de una procesión de desagravio, precedida por el mismo Dr. Borge, fue colocada otra vez la imagen en el mismo lugar donde permanece.

Durante los días que la imagen estuvo fuera de la gruta, esta estuvo resguardada por grupos de vecinos que, a mano armada, estaban dispuestos a evitar su destrucción, aun a costa de su sangre.

Después de todo esto, se empezó a construir la casa cural en el lugar donde está, el mismo que, antes de dar este escándalo, varios vecinos habían ofrecido pagar para que se edificara allí y no se tocara la gruta.

Concluida la nueva casa cural y habiéndose establecido aquí después de mil dificultades el Colegio Benedicto XV, emprendió al Sr Borge para la construcción de ese Salón de dos pisos que se encuentra aún inconcluso para la ampliación del Colegio.

Fin de esta parte de la historia. 

Anterior Zayda González González: emprendedora de la cuchara asucioneña
Siguiente La Naciente de La Gruta debe seguir siendo protegida

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *