La Naciente de La Gruta debe seguir siendo protegida


Es muy grave que la Administración Municipal continúe dando permisos a mega desarrollos, sin considerar la problemática ambiental que viene sufriendo la comunidad por el exceso de obra gris, que se traduce en congestión vial, contaminación del aire y saturación de ríos.

¿Es que acaso nuestras autoridades no saben que este es el segundo cantón más pequeño del país, con una extensión territorial de apenas poco más de 12 km2? Por su actuar irresponsable pareciera que no lo saben, no les interesa o no les preocupa el cantón. 

Es urgente involucrar a la población en la discusión de cómo seguiremos manejando el tema del desarrollo urbano, mientras la Municipalidad siga teniendo esa política anquilosada de hacer todo hacia adentro y convertir en opaco las grandes discusiones sobre el modelo de desarrollo belemita, seguiremos viendo las mismas inconformidades de una población carente de espacios para expresar su opinión de forma vinculante. Apropósito de esto, permítasenos hacer un paréntesis, se dice que la actualización del Plan Regulador ya viene en camino, ¿quiénes han participado en la comisión de Plan Regulador?; ¿fueron personas escogidas a dedo por el partido del Alcalde, o la integración fue plural y representativa de las diversas voces del cantón? Esperemos que antes de que salgan con una sorpresita, democraticen la discusión de lo que verdaderamente quieren las y los belemitas como desarrollo cantonal. 

Volviendo a lo anterior, molesta el hecho de que –una vez más- se otorgue un nuevo uso de suelo a un Mega Hotel que se pretenden desarrollar en donde se encuentra el tubo de flujo de la naciente de La Gruta. No es solo el hecho de que no se contemplen las consecuencias de la urbanización desordenada, es que esta nueva autorización apunta a que se dio sobre una zona que por Plan Regulador no se puede construir, es decir con vicios claros de nulidad. ¿Quién se va a asumir los costos en caso de que el desarrollador, con justa razón, quiera demandar a la Municipalidad?

La naciente de La Gruta, como hemos visto en las páginas de nuestra edición, no es solamente una naciente de donde emana agua, es también un patrimonio histórico y cultural del cantón de Belén. Es el sitio al que las y los belemitas deberíamos considerar como sagrado, por ser este el lugar elegido por las primeras familias venidas de Cubujuqui para iniciar la gran aventura de vida que concluyó por convertirse en nuestro terruño adorado belemita. 

Es necesario un cambio en la mentalidad de nuestras autoridades, necesitamos que haya verdadera consciencia ambiental, y terminen los dobles discursos de políticos que figuran en cartelones mandándonos a cuidar el agua, al mismo tiempo autorizan construcciones encima de nacientes acuíferas. 

Se requiere visión para comprender que, en vez de pensar en hoteles sobre La Gruta, deberíamos de tener un Museo Cultural que ilustre a las futuras generaciones la historia de nuestro cantón; que en vez de cemento y más carros, requerimos de un nuevo parque ambiental que perpetúe la protección del Bosque de la Negra y lo una con los terrenos municipales que se encuentran en ese lugar para que así, las y los belemitas, quienes todos los días vemos como nuestro cantón se achica por la falta de un verdadero ordenamiento territorial, tengamos un nuevo espacio verde de paz y armonía con nuestro pobre medio ambiente.

Anterior Edición especial: Apuntes históricos de mi pueblo Capítulo XII. “Acontecimientos de 1917’’ (Final)
Siguiente ASOCARIARI alcanza sus objetivos trabajando en comunidad

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *