Derecho respuesta


Melissa Hidalgo Carmona*

De conformidad con el artículo 14 de la Convención Americana de Derechos Humanos, el artículo 29 de la Constitución Política y el artículo 66 de la Ley de la Jurisdicción Constitucional, y ante la publicación hecha en el Periódico El Guacho, en su editorial de noviembre de 2018, página 6, se hace una aseveración contra mi persona, que textualmente dice: “La síndica de La Asunción, Melissa Hidalgo, se apartó de la línea partidaria. A esta joven se le vincula con el exdiputado William Alvarado”. Es por ello que solicito mi derecho de respuesta y rectificación a efectos de que la información emitida sea publicada en las mismas condiciones y espacio.

El día martes 25 de septiembre del año en curso, en sesión ordinaria del Concejo Municipal de Belén, varios compañeros de la fracción del Partido Unidad Social Cristiana presentaron una carta en contra del Señor Gaspar Rodríguez hablando acerca de su actuar como regidor y desligándolo totalmente de la fracción PUSC Belén y del partido Dicho documento no fue firmado por mi persona, ya que consideré que era un tema que se debía discutir a lo interno del PUSC y no en el seno del Concejo Municipal, órgano que no tiene competencia alguna para pronunciarse al respecto.

Deseo externar mi gran molestia con las aseveraciones que ha emitido este periódico contra mi persona, ya que yo no pertenezco a ninguna línea partidaria como así lo mencionan, yo pertenezco al Partido Unidad Social Cristiana, y no obedezco al mandato de ninguna persona. Como joven y mujer que soy, cuento con muchas capacidades para siempre actuar de la mejor manera buscando siempre lo más idóneo para mi cantón y llevando de la mano los principios que mis padres me han inculcado. Finalmente,quiero ser muy enfática en que un buen periodista debe regirse por los principios de la verdad, la ética y el rigor en la búsqueda de la información, y no realizar interpretaciones erróneas e infundamentadas.

 

*Vecina de La Asunción y síndica municipal suplente

Anterior De ridículos, de alcaldes y espías
Siguiente María Sofía: primera parte

No Hay Comentarios

Deja un comentario