BELEMITAS RINDIERON HOMENAJE EN FUNERAL DE JUAN DE LA ROSA


Así despidió el pueblo belemita a Juan de la Rosa Murillo.

Roberto Rodríguez Sánchez
[email protected]

  • Personaje será reconocido por su invaluable aporte al deporte del cantón

Con aplausos, pitos y banderas de Costa Rica, el pueblo belemita salió a darle el último adiós a Juan de la Rosa Murillo, en el cortejo fúnebre que lo trajo desde San Joaquín de Flores.

El cortejo salió a eso de las 11 de la mañana desde el Complejo Forense, en el cantón de Flores, e iba escoltado por la policía municipal y un carro del Comité de Deportes y Recreación en su camino a Belén.
En tierras belemitas, el cortejo pasó por La Ribera, el Residencial Belén, San Antonio Centro, La Labor, Ojo de Agua y finalizó en el cementerio.

La actividad fue organizada por la familia y varias organizaciones deportivas quienes solicitaron a los belemitas enviarle las condolencias desde sus casas, de forma ordenada y guardando el distanciamiento social dado que el campo santo se encontraba cerrado.
Sigifredo Villegas, vecino del Residencial Belén, mencionó que Juan de la Rosa dejó un legado invaluable en el deporte belemita. Rememoró la mística, el empeño y el amor por la comunidad que tenía y que era algo contagiante tanto para los atletas como para quienes eran dirigentes.

“Los logros que Belén tuvo en la época de Juegos Nacionales a él le debemos gran parte. Recuerdo una anécdota de los Juegos Nacionales realizados en Pérez Zeledón donde Belén peleaba la final contra Atenas de Voleibol. Todo el mundo apesadumbrado, cuando Juan de la Rosa brincó a la cancha e hizo salir a todos de sus asientos diciendo que ya éramos campeones nacionales de ese evento. Entonces, se olvidó la pérdida y lo seguimos a él en un desfile hasta el parque de Pérez Zeledón”, recordó Villegas.

Fernando Arce mencionó que Juansito, como se refiere al difunto, seguirá formando parte de su vida ya que estuvieron en varios campeonatos de verano de natación y fueron compañeros de estudio. “Es de esos caudillos que dejan obras por mucho tiempo. De esas personas que se quedan en la historia para siempre. Varias personas nos reuniremos para continuar con el proyecto de natación que Juan tenía en mente”.

El nadador Christopher Lanuza comentó que Juan fue de gran influencia en la vida. “Él llegó en un momento en la que mi etapa deportiva estaba muy mal. Él creyó en mí desde un inicio y levantó a un punto en el que yo no podía creer que podía llegar”, detalló.

“En la parte de la vida me ayudó mucho, me dio muchos consejos. Fue como un padre que me apoyó en cada momento, cada competencia y etapa que seguí en mi vida”, relató Lanuza. Por otro lado, la Asociación Belemita de Natación, lamentó el deceso de quien fuera uno de sus propulsores.

Su biografía

Juan De la Rosa nació un 12 de enero de 1956 y más de la mitad de su vida la dedicó a la preparación en natación de alto rendimiento, tanto fuera como dentro del país. En 1976 inició su etapa como formador de atletas, luego de fundar la Escuela de Natación Ojo de Agua.
Luego, estuvo involucrado en la construcción de las instalaciones del Polideportivo de Belén que, junto con Ángel Zamora y otros dirigentes, pusieron todo su empeño para concretar el anhelo de contar con una piscina.

En una entrevista realizada en enero de 2018, Murillo recordó que el Polideportivo se logró gracias al esfuerzo de la familia belemita “de la natación”, apoyados por la Municipalidad y el Comité de Deportes de aquel entonces. “Esa enredadera que actualmente está ahí la sembramos “Juancho” (Juan de la Cruz) y yo”.

Además, se convirtió en el primer atleta belemita en conquistar la medalla de oro en la prueba de los 100 metros combinados en los II Juegos Deportivos Nacionales de Turrialba.

Juan de la Rosa se desempeñó como entrenador de natación de alto rendimiento en Guatemala y, recientemente, fungía como responsable del proceso de licenciamiento de entrenadores de la Federación Costarricenses de Deportes Acuáticos (FECODA).

El viernes 8 de mayo, Juan de la Rosa, falleció en el Hospital San Vicente de Paul, luego de sufrir un accidente de tránsito mientras recolectaba víveres para ayudar a los trabajadores internos y externos del Ojo de Agua.

Anterior CERTIFICADOS DE USO DE SUELO PARA CONSTRUIR OFICENTROS SON DECLARADOS LESIVOS
Siguiente Auto se incendia frente al Banco de Costa Rica

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *