Veto contra acuerdo del Concejo pone en jaque el nuevo edificio municipal


En la foto, se observan a los regidores debatiendo sobre el tema.

Redacción El Guacho

[email protected]

El veto interpuesto por la alcaldía contra la decisión del Concejo de crear una comisión especial para analizar la propuesta de diseño del nuevo edificio municipal estaría dejando en agonía este proyecto.

La decisión de formar dicha comisión fue aprobada mediante una moción propuesta por el regidor José Luis Venegas y contó con el respaldo de 4 ediles, solo Lorena González se opuso. Sin embargo, una semana después, el alcalde belemita, Horacio Alvarado, vetó el acuerdo.

En la sesión del 3 de abril, la asesoría legal del Concejo, el abogado Luis Álvarez, recomendó al Concejo rechazar el veto. Ahora, debe ser enviado en alzada al Tribunal Contencioso Administrativo para que los jueces valoren si la acción del alcalde es procedente o no.

Se estima que el trámite judicial puede tardar hasta 6 meses; durante ese tiempo, el Concejo Municipal no puede analizar ningún tema vinculado al proyecto del nuevo edificio, así lo establece el Código Municipal.

La historia

La moción de Venegas fue presentada por primera vez el 13 de febrero, no sin antes causar una enorme molestia a Horacio Alvarado, quien refutó la intención de crear una comisión municipal más.

En medio de ataques y reclamos, la moción fue retirada debido a que se interpretó de manera errónea.

Semanas más tarde, luego de aclarar las dudas, se puso sobre la mesa la misma moción, esta vez contó con un amplio respaldo. Fue vital el voto de Eddie Méndez, junto con el del socialcristiano, Gaspar Rodríguez; sumado al respaldo de María Antonia Castro. Finalmente, el 27 de febrero, se ordena la conformación de dicha comisión.

No obstante, el 13 de marzo, el alcalde interpuso un veto contra ese acuerdo, según el Código Municipal este es un derecho del jerarca y su uso se da por asuntos de oportunidad o legalidad, así establece el artículo 158.

Sin embargo, existe el criterio que esta acción no se aplica a acuerdos de mero trámite, como fue la creación de dicha comisión.

Histórica agonía

La propuesta para construir un nuevo edificio municipal no es para nada nueva. Es una idea que ronda por los pasillos de la alcaldía desde hace 10 años, pero con los hechos sucedidos recientemente, parece que el proyecto entra en agonía, una vez más.

Uno de los argumentos para oponerse a la creación de la comisión es que ya existe una, la cual fue propuesta por el alcalde y conformada por el Presidente Municipal, funcionarios del gobierno local y profesionales externos contratados exclusivamente para trabajar en el tema.

Esa primera comisión presentó, en julio de 2017, una propuesta que no fue del agrado de una mayoría de los regidores, pues criticaron varios aspectos como el alto costo, el cual rondaría los $10 millones, a pesar de que previamente se había dicho que la inversión sería de $6 millones.

En el Concejo, también aseguran que la iniciativa no refleja la identidad belemita en aspectos ambientales, especialmente, los referentes al cuido del agua.

¿Para qué?

El responsable de la moción que provocó el veto, el regidor José Luis Venegas, argumentó que la idea de crear esta comisión es analizar todo lo relacionado con el edificio “antes de seguir gastando dinero”, según consta en el acta 09 del 13 de marzo de 2018.

Venegas aclaró que el encargado de integrar dicha instancia será Eddie Méndez, como presidente municipal, y esta podría estar conformada por funcionarios municipales y por consultores externos de la sociedad civil dispuestos a donar su trabajo. “Esto nos ayuda a que los profesionales que vengan nos darán transparencia para la comunidad”, sostuvo.

Explicó que el Concejo debe ser un actor vital en el planteamiento del nuevo edificio, ya que son los regidores quienes deben aprobar el proyecto final y sus implicaciones, especialmente el préstamo millonario que se requiere. “No podemos condenar al cantón a una deuda de $10 millones”, indicó.

Venegas aseguró que el veto del alcalde no tiene fundamento, “ vamos a crear una comisión para obtener un producto de mejor calidad, creo que no hay razón para objetar su conformación”, según dijo.

Por su parte, Horacio Alvarado argumentó que crear una nueva comisión implicaría un desperdicio más para las finanzas de la Muni: “otras reuniones para nada”, según consta en la acta anteriormente citada.

“Se siente que de vez en cuando frenan las grandes obras que requiere este cantón”, lamentó Alvarado.

Adujo que la moción de Venegas hace referencia a inconsistencias en el primer proyecto presentado, con lo cual se estaría demeritando el trabajo realizado por los expertos contratados. “Están acusando que se hizo una Comisión sin nivel profesional y que malgastó las finanzas municipales para hacer un trabajo que técnicamente no funciona, eso dice ese documento (la moción)”, increpó el alcalde.

“Mejor digamos que no queremos el edificio”, puntualizó Alvarado.

A la defensa

María Antonia Castro, del Partido Independiente Belemita, detalló que la actual propuesta del nuevo edificio fue planteada desde una instancia creada por la administración, pero que requiere el visto bueno de los regidores mediante un dictamen de una comisión instalada por el Concejo, lo cual, a criterio de esta regidora, es razón suficiente para apoyar la iniciativa de José Luis Venegas.

“El veto paraliza todo, pero el Concejo debe tomar un acuerdo para seguir el debido proceso que ahora podría ser que vaya a los Tribunales; ahí, los jueces revisan el causal del veto y si se anula el acuerdo o no”, confesó la regidora.

“Yo estoy de acuerdo que se haga un edificio con un precio razonable y con una distribución adecuada, me parece que debe hacerse una propuesta seria donde se integren nuestras observaciones”, reiteró Castro.

Se especula que el inmueble que se pretende levantar costaría hasta $10 millones, tendría 4 mil 852 metros cuadrados y comprendería 3 plantas, tres locales de alquiler, una capilla y una cafetería. Para financiarlo, se acudirá a un fideicomiso con un banco estatal y la intención es que la construcción corra por cuenta del Instituto Costarricense de Electricidad.

 

Anterior Restauración del cielo raso del templo católico de San Antonio de Belén
Siguiente Señor alcalde, ¿por qué no dejó trabajar a la comisión del edificio?

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *