Niños belemitas se convierten en Guardianes de la Naturaleza


Jessica Sheffield Zamora comparte con estudiantes de la escuela España en los talleres.
  • Estudiantes de todas las escuelas del cantón participaron en el taller Guardianes de la Naturaleza.
  • Iniciativa contó con el apoyo de la Municipalidad y su Concejo Municipal.

Roberto Rodríguez Sánchez

[email protected]

Al menos 2000 niños belemitas participaron en los talleres Guardianes de la Naturaleza, convirtiéndose en vigilantes de nuestro cantón.

A la actividad, asistieron estudiantes de todos los grados de las escuelas Manuel del Pilar Zumbado, Fidel Chaves Murillo, España, Divino Niño Jesús y San Ezequiel. Cada uno se llevó un libro donado de la primera historia de la serie La Guardiana.

En el taller Guardianes de la Naturaleza, los niños aprendieron sobre los diferentes plásticos y sus trayectos, desde las ciudades hasta el mar. Foto: Movimiento Guardianes de la Naturaleza.

El taller giró en torno a la historia del plástico. Explicó cómo los plásticos viajan desde las ciudades hasta el mar, cómo se lo comen los animales, qué es un microplástico y cuáles son sus efectos.

Los estudiantes, tanto de primer como de segundo ciclo, tendrán que compartir la historia con algún integrante de sus familias.

“Las historias que narramos en el taller tienen el concepto del Dalai Lama que dice: “Si crees que eres demasiado pequeño para hacer una diferencia, trata de dormir con un mosquito”, comentó Jessica Sheffield Zamora, belemita radicada desde hace 13 años en Nosara y coordinadora del movimiento Guardianes de la Naturaleza.

“Los niños nunca son muy pequeños para hacer la diferencia. Ellos son los que les van a enseñar a los papás. Son quienes les enseñan a reciclar, a no usar pajillas plásticas”, comentó.

“Soy una convencida de que los niños son el link intergeneracional que va a hacer el cambio. No solo en sus vidas, sino en todas las áreas de conocimiento”, añadió Sheffield.

Este trabajo contó con el apoyo de la Municipalidad, especialmente del Concejo Municipal, el cual destinó partidas del presupuesto para la impresión del libro que le fue donado a los estudiantes; así como del Área Social, que aportaron los contactos con las escuelas y los aspectos logísticos. Asimismo, esto convirtió a Belén en el primer gobierno local que se une al movimiento Guardianes de la Naturaleza.

A raíz del apoyo del Concejo Municipal, otras municipalidades han tenido la misma iniciativa y contactaron a Sheffield para desarrollar su metodología en las escuelas de sus cantones.

El Movimiento Guardianes de la Naturaleza

Guardianes de la Naturaleza es una iniciativa que inició en el 2007 y quiere inspirar un movimiento de niños guardianes, dando materiales de educación ambiental gratuitos a los niños y docentes. Dichos materiales están relacionados con el currículum del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Además, con ello se pretende que los pequeños crezcan en paz consigo mismos y con toda forma de vida en el planeta; y se plantea despertar en ellos el amor, el conocimiento y la participación activa en la conservación de los recursos naturales, mediante la educación ambiental.

La guardiana es el nombre del libro donado a los estudiantes. Foto: Movimiento Guardianes de la Naturaleza.

“Todo nació, porque soy enamorada de la educación ambiental, soy bióloga. Me encanta enseñarle a niños y a adultos sobre la naturaleza”, mencionó Sheffield.

“En las escuelas, los maestros tienen pocas herramientas para poder enseñar temas ambientales en el aula. La idea es que los maestros tengan acceso al material físico y digital que elaboramos gratuitamente para fortalecer la educación ambiental en las materias básicas”, añadió.

“Por ejemplo, si lo que se va a abordar es una cuenca hidrográfica, el material lo relaciona con español”, destacó Sheffield.

El taller se ha realizado en muchas escuelas de Guanacaste. Por lo menos, más de 10 mil niños guanacastecos se han visto beneficiados al recibir el libro, el cual, para muchos de ellos, es su primer libro ilustrado.

En estas ocasiones, el apoyo se ha logrado a través del aporte de personas voluntarias que han constituido una Cadena de Favores.

Costa Rica como modelo

A pesar de que Costa Rica se ha vendido al mundo como un modelo en materia ambiental, las herramientas para impartir educación ambiental en sus centros educativos han sido escasas.

“Hace 20 años o quizá menos, la educación ambiental no existía en los centros educativo”, se refirió Sheffield.

“Esto es super necesario para un país como el nuestro que se vende como verde y sostenible. Hay que ser más fuerte a nivel de educación ambiental, para que los niños comprendan nuestra conección con la naturaleza y cómo funciona”, finalizó.

Anterior Arquitecto propone transformar el centro de San Antonio
Siguiente Hay que apoyar con hechos a los grupos ambientales belemitas

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *