Hay que apoyar con hechos a los grupos ambientales belemitas


Niñez belemita se convierte en Guardianes de la Naturaleza

No es casualidad que nuestra edición de junio esté cargada de noticias ambientales. Durante el pasado mes, se generaron acontecimientos que, por su importancia, merecieron el hecho de ser reseñadas para información de toda la comunidad.

Nuestras lectoras y lectores se han dado cuenta de la forma en que miles de niños y niñas belemitas se han convertido en Guardianes de la Naturaleza, de la mano de los excelentes programas didácticos de Jessica Sheffield. También se han enterado del ejemplo de valentía que la juventud del cantón, representada por el grupo «Do More, Talk Less», emprende todas las semanas para limpiar los ríos y reforestar nuestra comunidad, y podemos recordar también las actividades de sensibilización ambiental a las que nos tienen ya acostumbrados las muchachas y muchachos de la Red Natural Belemita.

Todo esto da cuenta de que en Belén sí existe consciencia y voluntad para cambiar las realidades, es decir, parte del camino más difícil ya lo recorrimos. Tenemos a los grupos organizados, juntos toman acciones colectivas a favor del bien común y la recuperación ambiental, entonces ¿qué debería seguir?

Es necesario que las instituciones locales se aboquen al apoyo y promoción de las organizaciones. Esto involucra el apoyo institucional, tanto logístico como económico, para ayudar a que se mantengan en el tiempo y puedan continuar ejecutando sus proyectos, que son para el beneficio de toda la población.

En Belén tenemos mucho potencial para emprender en la regeneración ecológica, y si no nos cree, echemos solo un vistazo:

Contamos con un humedal reconocido por Ramsar que necesita urgentemente la intervención de las autoridades, para ser definitivamente protegido de quienes cada cierto tiempo intentan dañarlo; tenemos sitios de riqueza ambiental e histórica como Puente Mulas y La Gruta, en este último donde inclusive existe una propiedad municipal boscosa: El Bosque de la Negra.

Ambos lugares podrían convertirse, al igual que se convirtió el Parque Ambiental de La Asunción, conocido como «Los Tanques», en dos escuelas naturales que sirvan para sensibilizar al belemita, joven y viejo, en todo lo que conlleva dar el paso para convertirse en un agente de cambio que defienda y promueva el rescate de nuestra naturaleza.

El belemita también se encuentra ya bastante sensibilizado sobre la importancia del reciclaje, ese punto alto y positivo por parte de la Municipalidad podría convertirse a futuro en una iniciativa que conlleve a que nuestro cantón cuente con su propio centro de acopio y que, además, podría servir para abrir algunos empleos dignos al belemita, igual, podría hacerse con un centro de acopio de basura orgánica para compostaje. ¡Se vale soñar y pensar en grande!

Hoy, el negar la debacle ambiental y el cambio climático ya resulta insostenible, a menos que se sea un ignorante extremista, como el actual presidente de los Estados Unidos.

Es por ello que los gobiernos y los políticos no deben escatimar en propuestas ambientales a la hora de elaborar sus programas de gobierno.

Más que felicitar, queremos realmente agradecer el trabajo que realizan todas las organizaciones y todas las personas que han dado el paso de convertirse en agentes de cambio.

Cuando usted reduce su basura, recicla, desecha mediante bloques ecológicos, hace compost en su hogar, se une a organizaciones comunales o deja de votar por los políticos que reniegan del cambio climático y proponen seguir explotando irracionalmente nuestros recursos naturales, felicítese, usted dejó de ser parte del problema y se convirtió en parte de la solución.

Anterior Niños belemitas se convierten en Guardianes de la Naturaleza
Siguiente Mariposas engalanarán el jardín del templo parroquial de San Antonio

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *