Municipalidad de Belén realiza esfuerzos para contribuir con el ambiente desde hace más de 20 años


Por: Dulcehé Jiménez Espinoza

Unidad de Ambiente de la Municipalidad de Belén

Desde hace más 20 años, la Municipalidad de Belén trabaja en asegurar la protección y el uso adecuado de los recursos naturales a través de sus programas ambientales.

Entre las acciones destacan el programa de arborización, las limpiezas de ríos y calles, el observatorio de la calidad de las aguas y el aire, los programas de educación ambiental, y movilidad.

El programa de arborización se enfoca tanto en el mantenimiento de los árboles plantados en años anteriores y la arborización en las áreas de protección y urbanas. Esto en apego al voto de la Sala IV sobre el río Quebrada Seca y, recientemente, el voto Tárcoles, los cuales indican que se tienen que regenerar las áreas de protección.

En estas áreas, se han realizado cartas de entendimiento con las familias propietarias, en donde la Municipalidad dispone de los árboles y ellas tiene que hacerse cargo del mantenimiento de los individuos.

Anualmente, se plantan entre 300 y 500 árboles tanto en área urbana como de protección, gracias al voluntariado de empresas y centros educativos. Para el 2014, se contabilizaron al menos 14 mil individuos ubicados en las áreas públicas del cantón.

Asimismo, cada año se realizan campañas de limpiezas en los ríos Quebrada Seca y Bermúdez, de donde se han sacado hasta una tonelada y media de residuos.

Por otro lado, desde hace 10 años, la Municipalidad en conjunto con la Universidad Nacional desarrolla el programa Observatorio Ambiental, mediante el cual se analiza la calidad de las aguas y el aire.

Como resultado del análisis, se identificaron las descargas legales e ilegales que se encuentran en los ríos, y se detallaron cuáles de estas cumplen con los parámetros establecidos por ley.

En esto, ha sido fundamental el trabajo conjunto con el Ministerio de Salud, el cual gira órdenes sanitarias y establece un plan de seguimiento para potenciar las mejoras en los sitios donde los niveles de contaminación no son adecuados.

Además de las acciones mencionadas, se cuenta con una ruta de recolección de residuos valorizables, se tiene un programa de educación ambiental dirigido a los centros educativos, se está trabajando en la limpieza de calles con la colaboración de empresas, y se realizan acciones en aspectos como movilidad y el manejo eficiente de refrigerantes. Estos últimos en apego al plan de acción climática efectuado durante el 2018.

La Municipalidad, como ente rector, se ha dado la tarea de participar en Bandera Azul y en planes piloto para poder hacer los cambios respectivos y llevarlos a nivel cantonal. Si bien aún hace falta camino por andar, agradece a los grupos organizados por tomar acciones y los insta a generar sinergias y a participar de comisiones que tratan estos temas.

 

Anterior Belén vuelve a brillar en los juegos deportivos nacionales
Siguiente  La Gruta de Potrerillos: el punto de origen del cantón de Belén

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *