junio 15, 2022

Millonarias contrataciones del acueducto levantan sospechas al Concejo Municipal

Ediles preocupados por falta de aplicación de la garantía de medidores inteligentes instalados y adjudicaciones a la misma empresa. Foto cortesía de Francisco Rodríguez Oviedo

Ediles preocupados por falta de aplicación de la garantía de medidores inteligentes instalados y adjudicaciones a la misma empresa. Foto cortesía de Francisco Rodríguez Oviedo

  • Varios medidores del cantón son denominados inteligentes; no obstante, muchos están fallando y su garantía sigue sin aplicarse. Foto cortesía de Melissa Flores.

[email protected]

Millonarias contrataciones realizadas por el Acueducto Municipal a la misma empresa que ascienden los mil millones de colones, han levantado las sospechas del Concejo Municipal. 

A esto se suma la falla en los medidores inteligentes instalados durante el 2019 en La Asunción y Cariari, la nula aplicación de la garantía, y la ausencia del software para controlarlos desde la Municipalidad.

La colocación de medidores inteligentes surgen a raíz de las recomendaciones para mejorar el Acueducto Municipal que brindó el “Estudio de Optimización Hidráulica de la Red de Agua Potable en San Antonio de Belén y La Ribera”, el cual tuvo un costo de 67 millones y fue adjudicado a la empresa Consultora Costarricense para Programas de Desarrollo S.A (COPRODESA). 

Con tal de aplicar estas recomendaciones, la Administración Municipal, en 2019, abrió la licitación 2019LA-000016-0002600001 para la “Compra de Medidores Ultrasónicos para la implementación y optimización hidráulica”, adjudicada también a COPRODESA. Además, la misma empresa ganó en el 2019 la construcción del tanque de agua de La Ribera por 239 millones. 

De acuerdo a la moción presentada por las personas regidoras María Antonia Castro, Luis Rodríguez, Marjorie Valverde y Ulises Araya, también se abrió la licitación 2020LN-000004-0002600001 “Mejoras en el sistema de abastecimiento del Acueducto en los Distritos” por Servicio Cambio de Tubería en el Cantón de Belén, contratación a la que se ha cancelado un poco más de 1.000 millones en cambio de tuberías, a la fecha”,  siendo COPRODESA de nuevo quien ganó el concurso. 

Por otro lado, la moción menciona que: “Las licitaciones 2016LA-000017-0002600001 y 2020LN-000004-0002600001 se derivan y complementan de las mejoras propuestas en el Estudio de ANC”.  

Además, “que la licitación pública en SICOP, 2019LA-000016-0002600001, refleja 4 compras por 324 millones pero al inicio de la licitación indica que es por “2,950,000 millones Contra Demanda” y refleja garantía número 610216243-02 por 8.5 millones del Banco Lafise, existiendo a la fecha medidores sin cambiar por supuesta falta de inventario”. 

Varios medidores del cantón son denominados inteligentes; no obstante, muchos están fallando y su garantía sigue sin aplicarse. Foto cortesía de Melissa Flores.
Varios medidores del cantón son denominados inteligentes; no obstante, muchos están fallando y su garantía sigue sin aplicarse. Foto cortesía de Melissa Flores.

Reacciones

El regidor suplente Ulises Araya cuestionó que “cada medidor inteligente asciende a 147 mil colones, mientras que un medidor ordinario cuesta entre 15 mil y 22 mil. El acueducto tenía finanzas frescas, pero se tiene que revisar qué ha pasado con las inversiones. Se debe investigar más la situación, el cantón de Belén está pagando hoy más por el agua”.

Para la regidora propietaria, Zeneida Chaves, la empresa contratada no se está haciendo responsable de la garantía. “Entonces cómo se le va a comprar más, hay 131 medidores sin garantía, ahora se está adjudicando al mismo proveedor, debemos tener una acción inmediata”, argumentó.

Puntualizó que es importante que se esclarezca cómo se está comprando al mismo proveedor si no se ejecuta la garantía. “Debemos cuidar las finanzas, porque no se blindó la Municipalidad en ese cartel”, agregó. 

Minor González, presidente del Concejo Municipal, destacó que en la Comisión de Hacienda y Presupuesto se evidenció que habían problemas contractuales. “El contrato es por más de 2 millones, es una contratación por demanda, según la necesidad de la Administración, conforme se van haciendo los pedidos la garantía se mantiene en 8 millones y las compras fueron por más de 300 millones de los medidores adquiridos”, argumentó.

Además, agregó que los medidores que se deben cambiar tienen una garantía de 5 años pero en la bodega no están y que la Municipalidad carece del software requerido.

“En el contrato no aparece si un medidor se daña y se tiene que realizar el cambio en un periodo de 10 días. No hay un plazo para que la empresa haga el cambio de medidores”, argumentó.

La alcaldesa, Thais Zumbado Ramírez, le sugirió al Concejo que permitieran a la Administración brindar un informe al respecto antes de enviar el estudio a la Auditoría; no obstante, el Concejo Municipal decidió enviarlo directamente a la Auditoría Interna.

 


Roberto Rodríguez Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.