Las mujeres deben de estar representadas en todos los ámbitos laborales


Por: Tania Rojas

Directora Ejecutiva de Cargill Nutrición Animal para Latinoamérica.

Cada vez más vemos a la mujer, especialmente en el ámbito empresarial, con un rol
muchísimo más activo. Durante años, los estudios han respaldado la idea de que tener
una fuerza laboral más diversa es una clara ventaja competitiva y que los negocios son
más exitosos, los equipos de trabajo crecen y se desarrollan mucho más cuando las
mujeres asumen puestos laborales y de liderazgo.
Las mujeres representan alrededor del 50% de la población mundial, en un escenario
ideal, también deberían estar representadas en igual proporción en el mercado laboral;
sin embargo, la realidad es otra, su incorporación en el sector ha sido mucho más lento
de lo esperado; y para que ese ideal sea posible debe existir mayor apertura en
quienes lideran las empresas para que puedan generar el ambiente óptimo y las
oportunidades.
El balance de género y la diversidad es una ventaja competitiva para Cargill y, tanto
hombres como mujeres, estamos comprometidos a trabajar juntos para apoyar a la
mujer. Creemos firmemente que la creación de un entorno incluyente y diverso
contribuye a fortalecer la empresa. Trabajamos para crear un entorno inclusivo en el
que los empleados se sientan respetados y valorados, no solo por lo que aportan a la
empresa sino por lo que son como personas. Valoramos las perspectivas de diferentes
edades, idiomas, costumbres locales, capacidades físicas, razas, religiones, orientación
sexual, expresiones e identidades de género, experiencias vitales y situaciones
socioeconómicas.
En Cargill, realizamos diferentes acciones para que hombres y mujeres tengan las
mismas posibilidades dentro de la compañía y puedan aspirar a diferentes roles.
Hace dos años, firmamos como Socios Fundadores de la Coalición de Organizaciones
Comprometidas con la Equidad de Género, una iniciativa denominada como “Paradigm
for Parity” o “Paradigma para la paridad” que busca lograr la paridad de género en las
compañías para el 2030, lo que implica retos importantes para nosotros, desde
aumentar el número de mujeres en roles operativos de alta gerencia, mantener
procesos de sensibilización y generar métricas de desempeño basadas en resultados.
Nuestros compromisos incluso van más allá del alcance centroamericano. A nivel
global, en el 2017, firmamos la iniciativa “CEO Action for Diversity and Inclusion”, con la
cual más de 150 CEOs se comprometieron a hacer que sus empresas sean lugares
donde se reciban experiencias y perspectivas diversas y los empleados se sientan
capacitados para discutir la inclusión y la diversidad.

Aún tenemos mucho camino por recorrer, es el momento de actuar, de dar la
oportunidad a las mujeres de demostrar su talento, sus capacidades y ver a más
mujeres empoderadas en el campo laboral, tomando decisiones, orientando las
estrategias de las empresas, mejorando la relación con los clientes, construyendo
planes a largo plazo.
Es nuestro deber seguir trabajando en estos temas con la convicción de que es
importante y, que no lo estamos haciendo simplemente por cumplir un número, sino
porque estamos convencidos que una empresa es exitosa si tiene una fuerza laboral
diversa e inclusiva.

Anterior Belén: fuerte en economía, pero con baja calidad de vida
Siguiente Hablemos de salud: aprendamos sobre quemaduras

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *