febrero 20, 2023

Crece oposición a nuevos condominios en límites del Bosque de La Negra y La Gruta

Los nuevos condominios se edificarían sobre la actual área verde que une Calle Zumbado con el bosque de La Negra

  • Concejo Municipal acuerda someter a revisión la Política de regulación anual de Crecimiento Urbano de la Municipalidad de Belén

  • Vecinos señalan riesgos a zona ambiental frágil y anomalías en documentos realizados por funcionarios municipales

  • Proyectos se realizan según la normativa, aseguran encargados del proyecto y Administración Municipal

[email protected]

Vecinos de La Asunción reiteraron su oposición a dos proyectos urbanísticos que se plantean construir, cerca del manantial de La Gruta y las nacientes del bosque de La Negra, donde actualmente se ubica la conocida Finca de los Ulibarri.

En una carta conocida por el Concejo Municipal el 14 de diciembre de 2022 y firmada por 324 vecinos, señalaron que el proyecto pretende construir una ciudad residencial para 900 personas a partir de dos proyectos en la misma finca con única salida a Calle Zumbado.

Además, solicitaron: “una investigación judicial sobre el proceder de los funcionarios que han estado otorgando a empresarios urbanizadores certificados de uso del suelo que no corresponden con los señalamientos de nuestro Plan  Regulador”.

Asimismo, argumentaron que este caso podría implicar un proceso judicial de Lesividad como lo ha sido el caso de los permisos constructivos de la urbanización Prados de Belén, la cual afectó al humedal de La Ribera.

Razones de oposición

Para las personas firmantes, “nunca ha existido control por parte de la municipalidad sobre el estado de dicha finca con predominio de Zonas de Protección y Zonas residenciales de Baja Densidad, y las medidas de las zonas de protección de nacientes, quebradas y demás humedales que afectan a la finca La Negra han sido verificadas correctamente”.

Asimismo, la carta indica que: “En el documento elaborado para la aprobación de las 165 disponibilidad de agua potable, aparece un diseño del proyecto, entregado por el empresario urbanizador, donde claramente se aprecian las construcciones ilegales ubicadas dentro de Zonas de Protección”.

El mapa entregado por el desarrollador urbanístico, según los vecinos, “con el esbozo urbanístico, las torres de las casas para las 900 personas, los parqueos y calles aparecen dibujados sobre algunos bordes de las zonas de protección, y podría darse una invasión mayor si se aprobaran dichas construcciones”.

“Se trata de un diseño forzado, con calles que se estrechan de repente y pegadas completamente a las colindancias de otras propiedades, sin que hayan sido constatadas sobre el terreno las distancias que debe haber a partir de los manantiales, quebradas y demás humedales, como hemos señalado”, agregan los vecinos en la carta.

“Los proyectos constituyen planes habitacionales para mil personas, que obviamente durante épocas festivas por la presencia de visitas, ese número será aún mayor y violentará, aún más, el derecho a la salud de los habitantes de La Asunción”, argumentaron los vecinos.

Asimismo, rechazan que se instale un sistema de tratamiento de aguas en el barrio donde las viviendas colindan con esto, aduciendo que no habría controles como ha ocurrido históricamente. Además, de una nueva carga de aguas residuales vertidas en la quebrada que existe en la finca y en el río Bermúdez.

Por su parte, otras de las justificaciones del rechazo a los proyectos se dan por el aumento de los ruidos por estacionamiento y tránsito vehicular dentro y fuera de Finca La Negra; y el aumento de la congestión vehicular lo que impediría la circulación de quienes ya viven ahí; y que aumentará la contaminación del aire.

Los firmantes de la carta solicitaron, adicionalmente, la demolición de las estructuras que aparecen dentro de las áreas de protección de los cuerpos de agua existentes en dicho lugar. Esto de previo a discutir el otorgamiento de nuevas pajas de agua.

Permisos están a derecho

Marcela Ulibarri Leiva, vocera de los proyectos, enfatizó que todo se ha hecho bajo la normativa del Plan Regulador.

“Desde que se adquirió la finca se ha cuidado la cobertura de árboles e incluso se invirtió durante muchos años en reforestar gran parte del bosque. En las zonas cercanas a áreas de protección se han sembrado una gran cantidad de árboles”, recalcó.

“Al igual que nosotros, muchos vecinos construyeron antes del actual Plan Regulador, por lo que actualmente existen muchas construcciones que están dentro del área de protección señalada para las nacientes identificadas con posterioridad a la existencia de las edificaciones”, destacó.

“Nosotros hemos conservado y mantenido las áreas de protección de acuerdo con la normativa, pero lo que estaba existente antes de establecer esa regulación se mantiene”, argumentó.

Al respecto de las cartas mencionó que: «se han mezclado dos gestiones totalmente independientes. Respetamos la posición de los vecinos, inclusive estaremos convocando a una reunión para enseñarles el proyecto Lagos de Belén y trabajar en conjunto las dudas que tengan. Como belemitas y propietarios de terrenos nos acogemos a nuestro derecho de desarrollarlos, al igual que cualquier costarricense acatando las disposiciones surgidas de las regulaciones nacionales y municipales”.

“El proyecto “Lagos de Belén” tiene la particularidad de combinar dos zonas urbanas, y el Plan Regulador del cantón Belén establece la posibilidad de ampliar las zonas de acuerdo con ciertas condiciones. Nosotros cumplimos con los requerimientos y se solicitó la ampliación de acuerdo con la normativa vigente”, agregó.

En cuanto a las acciones que el proyecto ha considerado para mitigar los impactos, Ulibarri destacó que se hizo un estudio vial, se respetarán las áreas de protección y se manejarán las aguas residuales y negras de forma adecuada y siguiendo la reglamentación.

“Asimismo, estaremos acatando todas las disposiciones que la Municipalidad, dentro de su marco legal, considere necesarios, en esa misma línea de acción queremos trabajar con la comunidad para mitigar el impacto que ocasiona”, destacó.

Administración Municipal defiende su accionar 

De acuerdo con Manuel Alvarado Gomez de la Unidad de Comunicación de la Municipalidad de Belén, “los Certificados de Uso de Suelo otorgados corresponden a lo establecido en el Reglamento de Zonificación vigente del Plan Regulador del Belén, por lo que estos se encuentran a derecho”.

Asimismo, detalló que: “Los proyectos planteados a la Municipalidad, a nivel de disponibilidad de agua potable en sectores aledaños a La Gruta, están fuera de la zona de protección de las nacientes que han sido oficializadas por los entes rectores en la materia y que se encuentran ubicadas en los Mapas oficiales. Por lo anterior, se cumple con la Ley Forestal”.

En cuanto al caos vial, indicó que, para efectos de los permisos de construcción del Condominio Lagos de Belén, “se debe considerar, la construcción de las obras viales necesarias de infraestructura para la debida circulación de vehículos y peatones, tomando en cuenta los aspectos de seguridad y accesibilidad universal, lo que implica la construcción de aceras al frente de la propiedad”.

Además, mencionó que “se solicitó un diseño apropiado y construcción de ingresos vehiculares y ubicación de caseta de control vehicular de manera que se contenga el efecto de cola a lo interno del condominio. La construcción de las obras o aspectos que se deriven del estudio de impacto vial por desarrollar , una vez aprobado por el ente rector y la aprobación de accesos por parte de la Unidad Técnica municipal; además de realizar o brindar mantenimiento a la demarcación vial vertical y horizontal sobre  la calle Zumbado de uso cantonal que da ingreso y salida al proyecto”.

“Con lo anterior, el aspecto vial debe quedar solucionado y obedecer a lo que establecen los entes rectores, aspecto que se encuentra en fase de revisión por parte de la Municipalidad, sobre estudio de Impacto vial”, aseguró  Alvarado.

Añadió que a la fecha no existe un trámite de permiso de construcción.

A revisión Política de regulación anual de Crecimiento Urbano

Un día después de recibir la carta de los vecinos, el Concejo Municipal acordó por unanimidad en la sesión 76-2022, someter a estudio la denominada Política de Regulación Anual de Crecimiento Urbano de Belén.

Se trata de una serie de procedimientos que debe seguir la institución y los funcionarios al momento de recibir solicitudes de pajas de agua por parte de constructores que desean realizar grandes proyectos en el cantón de Belén.

La política se creó en el 2003 y desde entonces ha recibido varias modificaciones, siendo la última la realizada en abril del 2018.

Esta decisión se habría dado luego de que durante el 2022 el Concejo Municipal recibiera múltiples quejas de vecinos por situaciones de afectaciones provocadas por algunos proyectos constructivos en el cantón para los cuales ya se han otorgado las pajas de agua.

Adicionalmente, el Concejo Municipal también le recordó a la Alcaldía que se encuentra pendiente de remitir la propuesta de reforma al Reglamento de Construcciones vigente. 

El funcionamiento de la Finca La Negra

En las inmediaciones del manantial de La Gruta, se encuentra la propiedad llamada Finca La Negra y sobre la cual se pretenden desarrollar los proyectos urbanísticos a los que se oponen los vecinos.

De acuerdo a la carta enviada por los vecinos: “Desde los años noventa comenzó a funcionar ilegalmente, sobre dichas zonas de protección, un ruidoso negocio de recreo y esparcimiento que ni el municipio, los cuerpos de policía, ni el Ministerio de Salud han querido fiscalizar y que, hoy día, constituye el sitio en el que se pretende la construcción de dicha ciudad”.

Ante esto, los vecinos solicitaron los permisos de construcción de las infraestructuras encontradas en dicha propiedad, dentro de las que destaca: ranchos, edificaciones y piscina.

Además, en la carta se señala que, a pesar de las denuncias, la Administración Municipal, en su momento, “otorgó el permiso de funcionamiento de forma irregular, siendo negligente con el acatamiento de la normativa ambiental que debe aplicarse a una propiedad como Finca La Negra, rica en humedales y zonas de protección”.

Por su parte, Ulibarri, detalló que la finca: “ha sido una finca de recreación destinada a actividades familiares, de colaboradores y amigos, no es nuestra actividad comercial lucrar con la misma; sin embargo, estaremos revisando este tema y ajustando el marco legal en caso de ser necesario”.


Roberto Rodríguez Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *