Coronavirus genera fuertes efectos paralelos en Belén


Calles vacías, negocios cerrados y poca gente, la tónica de Belén en tiempos del coronavirus.
Calles vacías, negocios cerrados y poca gente, la tónica de Belén en tiempos del coronavirus.

Luis Eduardo Sánchez Quesada

redacció[email protected] 

En Belén, al cierre de edición, se registraban 4 casos positivos confirmados con el COVID-19. Por tal motivo, es que es importante seguir acatando las directrices de las autoridades sanitarias, para evitar que estos casos sigan aumentando en nuestro cantón. 

Además de la afectación a la salud de los belemitas, esta pandemia ha generado muchos efectos paralelos en nuestro cantón: medidas de distanciamiento social, el cierre de espacios públicos, teletrabajo, lecciones a distancia, restricciones vehiculares, pérdidas de empleos y baja en las ventas, entre otras. 

Sin duda alguna, uno de los sectores más golpeados a nivel país ha sido el turístico y los hoteles ubicados en nuestro cantón no han escapado de ello. Personeros del Hotel La Riviera, contaron al periódico El Guacho cómo los ha afectado el coronavirus: «la afectación ha sido del 100% tanto en el hotel como en el restaurante. Al declararse el cierre de fronteras, se realizó el cierre temporal de la actividad comercial». 

Otros comerciantes belemitas también han visto disminuidas sus ventas. «Lo único que he vendido es un pantalón de mezclilla y 2 camisetas. Lo más preocupante es que a mí me ha ido bien, hay compañeras que no han vendido nada.Si esto se mantiene así,  nos van a despedir», mencionó una vendedora de una reconocida tienda belemita, quien solicitó no  ser identificada.

Dentro de los locales con cierres totales destacan los bares, salas de cine y gimnasios. Sin embargo, estos últimos han incursionado en la modalidad de clases virtuales, para intentar mantener parte de la clientela.

Distanciamiento social 

La tertulia de las «Palomas Caídas» en el boulevard de San Antonio, la conversación después del café en el parquecito del barrio San Isidro,  sentarse a ver el atardecer en el planché de La Ribera, la visita en el «Parquecito de los tanques» en La Asunción, y la presencia de jóvenes en el “Parque de Almosi” son solo algunas de las actividades cotidianas de los belemitas que se han visto interrumpidas por el coronavirus. 

«Se han tomado acciones para limitar actividades masivas o aglorameraciones de personas, se trabaja también deshaciendo grupos en las vías públicas», mencionó el Licenciado Christopher May Quesada, director de la Policía Municipal.

Como parte de estas medidas de distanciamiento social, se suspendieron las actividades religiosas y, también, las clases presenciales en los centros educativos. En este último campo, una docente de la comunidad belemita nos relató su vivencia en esta nueva modalidad educativa. 

«Los docentes hemos llevado capacitaciones y cursos en línea de más de 18 horas, con la paciencia de estar conectados con casi 80 mil profesores. Se ayuda con la elaboración de paquetes de alimentos para estudiantes becados y con estrategias para que el material educativo llegue a todos los estudiantes, incluso a aquellos que no tienen acceso a computadoras o celulares con internet», mencionó Yanire Portuguez Molina, docente belemita. 

La educadora también destacó la labor de directores, administrativos, guardas, conserjes y los docentes, para mantener a flote el curso lectivo. «Entre más obediencia, más se ayuda a detener la pandemia y más rápido se recupera la economía», concluyó la profesora. 

Ayuda en la crisis 

En medio de la crisis, los belemitas se las ingenian para ayudar a otros belemitas. Esta es una iniciativa del negocio Semáforo Loco.
En medio de la crisis, los belemitas se las ingenian para ayudar a otros belemitas. Esta es una iniciativa del negocio Semáforo Loco.

Ante el difícil escenario que muchas familias belemitas experimentan, algunas organizaciones han implementado campañas de ayudas. Tal es el caso de la Asociación de Desarrollo Integral La Asunción “ADILA” con la campaña «De belemitas para belemitas», la que ha repartido diarios a familias necesitadas, debido a pérdidas de empleo o reducción de jornadas. Una estrategia similar emplea la Asociación Cáritas de San Antonio de Padua, que canaliza ayudas para la compra de diarios; y la Fundación de Ciudados Paliativos Belén, con una campaña de donaciones para la adquisición de pañales para adultos. 

Por su parte, la Municipalidad de Belén, a través del Área Social, ha estado compilando información de belemitas que requieran de ayuda para superar esta difícil situación. Además, se creó la Comisión de Desarrollo Económico Local, para apoyar y dar asesoría al comercio belemita. 

Algunos negocios belemitas, como Semáforo Loco y La Yunta, están realizando campañas de «Si necesita tome y si tiene de más, done», que pretende canalizar donativos y conectarlos con quien los requiere de una manera ágil y rápida.

Anterior Área Social de la Municipalidad presenta Plan para la Atención Social de la Emergencia a Causa del COVID -19
Siguiente Cargill anuncia contratación de 30 puestos nuevos en el área de Tecnología de la Información

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *