Asociación del Residencial Belén evitó la formación de un precario en territorio belemita


Los ranchos estaban construidos a un lado de la tapia del Centro Diurno del Adulto Mayor.

Roberto Rodríguez Sánchez

roberto.rodrí[email protected]

Hacer que los vecinos se sientan seguros en su comunidad es uno de los objetivos por el cual la Asociación del Residencial Belén trabaja arduamente. Para ello, organiza diversas actividades en el parque con el objetivo de abrir espacios de esparcimiento a las personas de todas las edades.

La Asociación del Residencial Belén, gracias a la red de comunicación que mantiene con los vecinos, logró evitar que se formara un precario en Belén, específicamente en las cercanías del Centro Diurno del Adulto Mayor.

“A nosotros nos comentaban que había gente viviendo en los charrales cercanos al Adulto Mayor. Veían mucha gente subir por el barranco”, comentó Ana Jensy Ramírez Arrieta, presidenta de la asociación.

Durante una visita realizada con miembros de la policía, se encontraron un basurero en los terreno, colchones quemados, cartones, ropa, y varios ranchos. Dentro de estos últimos hallaron a seis personas, dos mujeres y cuatro hombres que no eran oriundos de Belén.

“Varios vecinos los vieron bañarse en el río y defecando en las aceras. Se está averiguando de dónde son. Ellos no pertenecen a Belén. Insistimos que deben irse a sus comunidades a rehabilitarse”, aseveró Ramírez.

“Esa situación no podía permitirse. Tuvimos una reunión con el alcalde, donde asistieron 85 personas a externar la preocupación de que el problema se hiciera más grande”, externó.

A través de la reunión, las autoridades municipales se comprometieron a realizar inspecciones dos veces al día en el sitio con la ayuda de la policía municipal o la fuerza pública, y a limpiar los terrenos, los cuales estaban muy “encharralados”.

La comunidad, por su parte, debe verificar que se cumplan las visitas de los policías y deben hablar con vecinos de La Zayqui para que iluminen algunos tramos.

Indigencia y vandalismo

El problema de indigencia no es nuevo para la Asociación. Cuando la actual junta directiva asumió sus funciones, el parque del Residencial Belén estaba completamente tomado por personas indigentes que hacían actos vandálicos en la comunidad.

“Era un legítimo bunker. Una legítima venta de droga a cielo abierto”, mencionó María Soto Vargas, vecina y miembro de la junta directiva.

Conforme fueron desarrollando actividades en el parque poco a poco estas personas abandonaron este espacio.

“Nuestra idea siempre ha sido darle utilidad al parque. Tenemos el compromiso con la comunidad de hacer actividades mensuales. Ahora, se ve más gente. Más comunidad llega al parque a jugar con sus niños”, declaró Ramírez.

A pesar de los esfuerzos que han realizado por transformar el espacio público a uno donde toda la comunidad pueda disfrutarlo, el vandalismo sigue presente. La Asociación ha sufrido el robo de activos almacenados dentro del salón y la bodega, la pérdida de llavines y verjas, y el rompimiento de la puerta de la bodega.

Para ello, se las han tenido que ingeniar. Dejaron de almacenar activos y, a través de conversaciones con la Municipalidad, lograron que les pusieran más alumbrado dentro del parque.

Además, tuvieron que quitar los basureros, ya que los indigentes los agarraban como dormitorios o los vecinos asumían que eran basureros municipales.

Por otro lado, gracias a la comunicación que tienen con los comités de vigilancia, se ha detenido a personas por robos en casas. Esto se ha logrado a través de las 24 cámaras de vigilancia que están distribuidas en la Tercera Etapa y Calle La Américas, además de otras dispuestas en la Segunda y Primera Etapa.

Para acceder a las imágenes de las cámaras de vigilancia, debe ser afiliado al comité de vigilancia y pagar mensualmente ₡2.000.

Mejoras futuras

Actualmente, la Asociación está valorando la posibilidad de afiliarse a DINADECO, Dirección Nacional de Desarrollo Comunal, con tal de conseguir recursos de esa institución, así como de la Municipalidad.

“Queremos hacer un salón multiuso para toda la comunidad”, aseveró Ramírez. El costo del salón rondaría los 110 millones, abarcaría 288 m2 y contaría con cocina y baños. Además, pretenden techar el planche, unir la gradería y emparejar el terreno. El actual salón se presta a quienes lo solicitan. Por 20.000, se les alquila únicamente el mobiliario.

“Ahora, estamos enfocados en el turno que será la última semana de abril y la primera de mayo. Lo hacemos para celebrar el mes de Las Américas. Habrá carruseles, comida criolla, e inflables”, mencionó Ramírez.

Así que si le interesa apoyar esta labor comunal, no dude en colaborar con los vecinos del Residencial.

Anterior RetroSpectiva presenta su cartelera para el ciclo de cine del mes de abril
Siguiente Pintan mural en La Asunción como estrategia para prevenir la violencia

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *