Ante la incertidumbre del año 2021, organizaciones presentan actos de clausura de sus talleres


Estas niñas hacen su mejor trabajo en la clausura de talleres, ante la incertidumbre de si podrán continuar en el Programa de Sensibilización Artística en el 2021.

 

  • ADI La Ribera no tendría recursos para darle continuidad al 70% de los talleres durante el año 2021

  • El Guapinol no podría ejecutar el Programa de Sensibilización Artística y el de Argamasa

 

Redacción El Guacho

[email protected] 

Si bien El Guapinol, ADI La Ribera y ADILA ya han recortado gran parte de sus gastos y buscado nuevos ingresos; la incertidumbre por la continuidad de algunos de sus programas durante el 2021 se ha hecho palpable, en esta clausura de talleres. 

A pesar del esfuerzo de profesores y estudiantes por seguir avanzando, en medio de una pandemia y el apoyo de Karla Villegas de la Unidad de Cultura, el progreso artístico de estos belemitas se podría ver truncado en el 2021; ya que tendrían que pagar hasta 10 veces más, para recibir estos talleres en el sector privado; y durante una crisis económica, para la mayoría resulta imposible.

Los gastos más significativos de estas organizaciones incluyen el pago de alquileres, servicios básicos, compra de equipo para la adaptación a la virtualidad y, principalmente, el pago de planilla, CCSS, INS y las liquidaciones a fin de año. 

En setiembre, las organizaciones solicitaron al Concejo Municipal únicamente el presupuesto para hacer los pagos de ley para sus colaboradores durante el 2021; pero el monto asignado, en el caso de ADI La Ribera y El Guapinol, no llega ni a la tercera parte de lo requerido, mientras que en el caso de ADILA es un poco más de la mitad.

ADILA presentó ante el Concejo un requerimiento de 22.5 millones, para el 2021; no obstante, solo le asignaron 13; mientras que ADI La Ribera solicitó 39.9 millones, pero solo consiguieron 15, motivo por el cual tendría que prescindir del 70% de los talleres.

La Asociación Cultural El Guapinol solicitó un monto de 69 088 150,85, para el Programa de Adultos Mayores, el de Formación Artística, el de Sensibilización Artística y Argamasa; sin embargo, solo recibieron 20 millones.

La falta de recursos implica que no podrán desarrollarse en el 2021 dos de sus programas: el de Sensibilización Artística y Argamasa. Además, según detalló Lucía Arrieta, presidenta del Guapinol: “El dinero asignado actualmente no alcanza para dar continuidad durante todo el año a los dos programas que siguen en adelante”.

Si bien, en el Acta 52-2020, se acuerda que en el primer presupuesto extraordinario del año 2021 se revisen las finanzas municipales para asignar recursos a las asociaciones que sufrieron recortes presupuestarios; no se sabe a ciencia cierta, si el monto alcanzará.

Según indicó Arrieta: “en años anteriores, nos pasó que la mayoría del presupuesto nos llegaba cuando ya iba a terminar el año; y quedaba un superávit para el siguiente año, pero ese monto no alcanzaba para todo el año siguiente y en el Concejo creían que sí.”.

La presidenta de la Asociación explicó que con el superávit y el primer tracto del presupuesto se logran iniciar los talleres, pero que, durante el segundo semestre, para gastos como el seguro del INS o la CCSS, no pueden pedirles a las instituciones que esperen hasta que llegue el grueso del pago a final de año, más aún si, como ya se mencionó, muchos de los otros métodos para conseguir ingresos se han visto afectados por la pandemia. Además, considera importante aclarar que un porcentaje importante del presupuesto de cultura a nivel municipal es para gastos administrativos.

Debate en el Concejo Municipal

Una de las alternativas para asignar más recursos a las asociaciones es la reasignación del presupuesto que no se pudo ejecutar durante el año 2020 y que aún no va para el superávit, un total de ¢992.095.606.

En el Acta 61-2020, de la Sesión del Concejo, el Presidente Municipal Eddie Méndez argumentaba que “no están disponibles los ¢900 millones de la modificación, ya hay compromisos de la Administración, si hay dudas se puede enviar a la Auditoria ADI La Asunción, ASO La Ribera, Guapinol para que revisen la ejecución de los montos que les da la Administración.”. 

Al entrevistar sobre el tema a Rita Guido, secretaria ejecutiva de ADI La Ribera, indicó molesta “deberían saberlo, siempre nos hacen dos auditorías municipales al año, una interna y otra externa, para poder aprobar el presupuesto del año siguiente, además, a las ADI, Dinadeco también nos audita y nos pide rendición de cuentas”.

El 5 de noviembre, en el Acta 62-2020 del Concejo Municipal, cuando se aprobaba cómo distribuir este monto, a pesar de que todos afirmaban apoyar el trabajo de las organizaciones, no se incluyeron en ese momento, pues algunos regidores aún tenían dudas con respecto al tema.

La regidora Zeneida Chaves, por ejemplo, quería aclarar algunos datos sobre el presupuesto de El Guapinol, motivo por el cual María Antonia Castro propuso posponer la aprobación hasta después de resolver esto, para incluir de una vez a las organizaciones; sin embargo, la alternativa fue rechazada con 2 votos de los regidores del PUSC y uno de PLN, para un total de 3, frente a los 2 de Coalición Unión Belemita.

En el Acta 64-2020, de la Sesión posterior a que se aclararan las dudas, los regidores María Antonia Castro y Ulises Araya solicitaron contemplar a las organizaciones en el presupuesto, ante lo cual la regidora Lorena González del PUSC indicó:  “hay voluntad y necedad en creer que no hay presupuesto al 100% para el año 2021, pero es incierto el año 2021, porque todo se transformó. Este año las clases son virtuales, no había nada presencial, no hay actos de clausura, no hay eventos y eso es presupuesto, tendrán que justificar como ejecutar el presupuesto de 2020”. 

Ante estas afirmaciones, Ileana Calero, parte de la Junta Directiva del Guapinol, al ver este tipo de declaraciones, explicó: “es muy simple, los que están sentados no se preocupan, no todos leen la documentación que preparan las organizaciones, ni nombran una comisión para que realmente analice el problema presupuestario de las organizaciones”.

Por su parte, Guido explicó lo siguiente: “el proyecto es de la municipalidad, aun así, apoyamos con millones por año para que se pueda desarrollar en las organizaciones. No tienen idea de todo el trabajo que hay detrás de las clases: los informes, el seguimiento, la logística y elaboración de utilería entre muchísimas cosas más detrás de telones. Horas de ensayos extras y este año, SE SUMA la grabación de las clausuras, sin el equipo necesario, ni la capacitación, a pesar de todo, este ha sido un esfuerzo de todo el equipo de trabajo del programa para lograr los resultados que pueden ver ya, en las redes sociales”.

Declaraciones de profesores y estudiantes

Yeudy Zárate González, profesor de dibujo del programa de Sensibilización Artística del Guapinol, lamentó esta situación: «En medio de la crisis mundial, estos cursos son muy importantes para los adultos mayores, para los jóvenes, para las personas desempleadas. Ayudan a aumentar la autoestima, a crear proyectos nuevos, y hasta generar algún nuevo ingreso».

Por su parte, Esteban Vargas Quirós, «Si bien es necesario recortar el presupuesto por la crisis, a la hora de decidir qué recortar, eligen lo que consideran menos importante, pero no toman en cuenta el impacto social de este tipo de programas artísticos. Yo tengo una hija de 8 años, y en esta pandemia, a nivel emocional, las clases de teatro le han hecho muy bien. Ella está muy feliz, pero para nosotros como papás, sería imposible pagarle clases privadas, el proceso que ella ha tenido durante estos años se verá truncado».

Ana Celia González Valerio, estudiante de los cursos de pintura, también expreso qué era una lástima: «Es una situación muy lamentable. Eso va a perjudicar el prestigio de Belén como pueblo culto que aprecia el arte. Esto va a afectar a nuevas y viejas generaciones. Los primeros van a perder la oportunidad de mejorar su creatividad con las distintas disciplinas artísticas, y a los mayores nos va a afectar en muchos aspectos, en el autoestima, en el sentirnos útiles, en la salud mental».

Al cierre de edición permanece la incertidumbre de si se les otorgará el dinero requerido a las organizaciones en una nueva modificación presupuestaria.

Anterior Recolección de desechos electrónicos es hoy viernes de 8 a 12
Siguiente El ciclo de lo incierto

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *