Santo Domingo de Heredia y su Zona Especial de Protección


Fotografía empresa Trigal, San Miguel, Santo Domingo de Heredia-Moravia, invadiendo el margen de Río Virilla.
  • La importancia de la protección del río Virilla

Daniela Solís Rodríguez*

Como todo cantón, Santo Domingo de Heredia cuenta con mucha variabilidad geográfica dentro de su territorio. San Miguel, uno de sus distritos, forma parte de los llamados “Distritos del Este”, el cual se caracteriza por ubicarse entre dos ríos: El Tibás y el Virilla. Esto explica en gran medida sus particularidades físicas, geológicas e hidrogeológicas.

En el 2012, se escuchó un rumor sobre la posible instalación de una planta asfáltica a la margen del Río Virilla, en la comunidad de Barrio Socorro (cerca del conocido Raicero). Una vecina se dio a la tarea de averiguar… Los rumores toman tinte de realidad. Casa a casa, desde pulperías, puerta a puerta y vía llamadas telefónicas, se comienza a informar a la comunidad sobre lo que pareciera ser una preocupante problemática ambiental. La respuesta es muy positiva: reuniones periódicas para informarnos, cada vez llegan más vecinos y vecinas. Profesionales donan su conocimiento, nos dan charlas y capacitaciones para que seamos una comunidad informada, con criterio técnico que fundamente nuestra posición: sí a un ambiente sano, sí al principio precautorio, sí a la zona especial de protección, no a poner en riesgo ambiental a nuestro pueblo ni a futuras generaciones.

Se conforma el Comité Conservación Cuenca del Río Virilla y, por elección de la comunidad, se comienza a trabajar arduamente en recopilación de información y gestiones ante la Municipalidad. Revisando documentos, hay dos grandes hallazgos: a) No es una sino DOS plantas de asfalto, b) La planta asfáltica de la empresa Conansa (con ubicación en Barrio Socorro) recibió permisos y aprobaciones con documentos falsos, pues su plano catastrado correspondía al de otra propiedad. Finalmente, contamos con un elemento de peso.

El 26 de diciembre del 2012, entre tamales y regalos, las comunidades de Barrio Socorro y San Miguel se hacen presentes en la última sesión del Concejo Municipal ese año, y piden que se apliquen decretos regionales y nacionales, leyes y regulaciones, artículos constitucionales, etc., que nos permitan vivir en un “ambiente sano y ecológicamente equilibrado” (Art. 50, Constitución Política).

El 28 de enero del 2013, como evidencia de posibles actos irregulares en el otorgamiento de permisos, se aprueban de forma unánime acuerdos que aportan un mayor control fiscalizador al desarrollo del distrito y cantón. Tres acuerdos en firme, uno de los cuales, el referente a industrias, fue derogado un año y siete meses después por recomendación de la asesoría legal del concejo, puesto que el apoderado especial de la empresa Trigal (Latco) presentó una gestión de nulidad absoluta y manifiesta ante este acuerdo municipal. A grandes rasgos y con fundamento en el oficio que brinda el mencionado criterio legal, pareciera darse una prevalencia a la inviolabilidad de la propiedad privada, omitiéndose el derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, el principio precautorio y el decreto que establece a la zona como de especial protección. De nuevo, inviolabilidad a la propiedad privada versus bienestar comunal, ambiental y social.

La lucha comenzó hace casi cinco años con plantas de asfalto, actualmente, continúa. Se han sumado vecinos y vecinas de otras comunidades. Desde Moravia, el Comité Pro-Defensa Río Virilla realiza un gran trabajo en el resguardo del río ante amenazas como Trigal. Trabajamos en conjunto de manera inter-cantonal.

Cinco años y los peligros son más: ubicación de un aproximado de 8 proyectos urbanísticos en la comunidad, en zona de recarga acuífera, la cual alimenta no solo al cantón sino a gran parte de la Gran Área Metropolitana, a poblaciones del norte de San José (Tibás, Moravia, entre otras). Control urbano desmedido. Sumándole el efecto que se pueda tener en el aspecto vial, por citar solamente uno.

Aunado a lo anterior, el ya mencionado Grupo Trigal, con nombre jurídico Latinamerica Trust and Escrow Company Sociedad Anónima (Latco), empresa, según su página web, dedicada al almacenamiento, renta y alquiler de bodegas, cuenta con permiso para la construcción de un dique de 1051 m de largo, de acuerdo con la viabilidad ambiental otorgada por Setena. Hoy pareciera contar con más de 6 hectáreas de Área de Proyecto, las cuales son posibles debido a la desviación del Río Virilla, sí, desviación por causas no naturales según informe del Instituto Geográfico Nacional y desviación de aproximadamente 4,3 hectáreas al este, restándole esa cantidad de terreno al cantón de Moravia (oficio Dirección de Aguas DA-0332-2017).

En conclusión, como vecinos y vecinas estamos a favor del ambiente, luchando por el bienestar comunal, rescatando la protección de recursos naturales como la flora, fauna y recurso hídrico. Salvaguardando el Río Virilla, el cual sabemos atraviesa gran parte del territorio nacional y el cual, lamentablemente, se ve afectado por múltiples riesgos y peligros a lo largo de la sub-cuenca, de la provincia, desde nuestras comunidades con plantas de asfalto, desarrollos urbanísticos sin planificación, invasión y desvío del cauce, a incluso otros proyectos que pudieran tener gran incidencia negativa en materia ambiental como el Tajo Pedregal ubicado en Belén, al final del recorrido del Río por la provincia de Heredia.

*La autora es Bachiller en Psicología de la Universidad de Costa Rica y vecina del cantón de Santo Domingo de Heredia.

Anterior La violencia infantil es un problema que involucra a toda la comunidad
Siguiente Sucedió en el mes de abril

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *