¿De dónde la plata?


clientelismo

Por Desiderio Solano, Presidente Concejo Municipal/regidor PIBE

Entramos a una contienda electoral a nivel cantonal, por primera vez en la historia de este país. El primer domingo de febrero del 2016 los vecinos de cada cantón elegirán a sus representantes ante las municipalidades; en las Alcaldías, en los Concejos Municipales y en los Concejos de Distrito. Será la primera vez que los ciudadanos tendrán la oportunidad de escoger a sus dirigentes sin tener que elegir a otras personas para puestos nacionales. Repito será solo a nivel local, de ahí la importancia de que cada vecino y vecina tenga la madurez política de elegir correctamente a quienes administran nuestro cantón desde la Municipalidad.

Nuestro cantón Belén es  pequeño con 12 kilómetros cuadrados y escasos 25 mil  habitantes, no se hace necesario invertir grandes cantidades de recursos económicos para darse a conocer como partidos políticos y que la gente conozca a sus candidatos.

Debemos tener la sabiduría y el celo de que los políticos que invierten grandes cantidades de dinero en una campaña política no lo hacen de gratis, porque bien lo decía un expositor colombiano en una capacitación en el Tribunal Supremo de Elecciones: ”que la leche materna de los partidos políticos es el dinero”.

Mucho cuidado con esas campañas onerosas donde la forma de capitalizar votos es con el clientelismo político, regalan materiales, ofrecen trabajos, pueden contratar flotillas de taxis el día de las elecciones, alquilan locales para clubes con muchos meses de anticipación a precios altos, colocan vallas de un alto costo, contratan a medios escritos de circulación local y regional y otras cosas que el mismo pueblo ve pero no se pregunta: “¿de dónde la plata?”.

Estimados vecinos, que sea solo su conciencia en el recinto quien le diga por quién votar en cada una de las tres papeletas, porque de algo sí estoy seguro, que cuando un político ofrece favores no dice una verdad completa; igual que si el vecino dice por quién votó, no es una verdad completa, porque solo él sabe por quién votó.

Anterior La desilusión del narciso
Siguiente Urge reactivar la vida social de Belén

No Hay Comentarios

Deja un comentario