Cuarterías de Belén cobran sus primeras víctimas


Camión de bomberos en el lugar de los hechos.
  • 2 menores de edad fallecen en incendio en San Vicente

Dos menores de edad, que aparentemente vivían en una cuartería en San Vicente,  fallecieron este domingo  a causa de un incendio que arrasó con el lugar donde residían.

Trascendió que las víctimas son un niño de 4 años y su hermana de 16, quienes, supuestamente, estaban solos  cuando el incendio inició, a eso de las 8:00 a.m. Se especula que sus padres estaban en San José, trabajando cuando se presentó la tragedia.

Algunas versiones señalan que a los menores de edad los dejaron encerrados en su casa, mientras sus padres laboraban. A pesar de la rápida acción de los bomberos que atendieron el incidente y la ayuda de algunos vecinos, fue imposible rescatar al niño y a la joven.

Los bomberos no solo tuvieron que batallar contra las llamas, sino también encontraron dificultades con algunos carros estacionados en la vía que impedían el paso del camión, sumado a que los hidrantes que están en San Vicente no sirven, por lo que fue necesario el uso de un cisterna.

Tampoco se ha determinado lo que provocó  las llamas.

Medios de comunicación nacionales informaron que el «apartamento» donde vivían los hoy fallecidos,  era pequeño, al parecer, de menos de 2 metros de ancho y 10 metros de largo. Esta descripción coincide con los señalamientos de algunos vecinos, quienes aseguran que  el lugar del incendio no era más que una cuartería.

La situación de las cuarterías en Belén no es nueva, en la primera edición de El Guacho, se alertó de la multiplicación de este tipo de lugares, los cuales no cumplen con las medidas de seguridad o higiénicas necesarias para una vivienda digna, sumado al hecho de que propician el hacinamiento y otros tipos de problemas sociales.

En nuestro cantón, se  detectó la presencia de estos lugares en  todos los distritos; en La Ribera hay una ubicada por  la calle Linda Vista, en la vía que conduce a Fátima;  en La Asunción,  lo que antes era un famoso bar, ahora es uno de estos lugares  y, en San Antonio, cerca de la vía del tren hay otra, solo para citar algunos sitios.

Anterior Segunda carta desde el Campo de Refugiados
Siguiente Devoción y fe belemita en Semana Santa

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *