mayo 21, 2024

Jessica Sánchez

Escritora y activista feminista

Lo que voy a decir de Bertha es harto conocido: lideresa, ambientalista, feminista, defensora de la vida y de su pueblo lenca, contaba con medidas cautelares de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. Perseguida y criminalizada, ella fue asesinada en su casa el 3 de marzo de 2016, exponiendo a la vista mundial un Estado incapaz de asegurar la vida e integridad de sus habitantes y mucho menos de las defensoras de derechos humanos.

Más allá de estas palabras diré que los recuerdos que voy a mencionar pertenecen a un colectivo más grande del que formé parte hace un tiempo. Conocimos a Bertha Cáceres cuando solo era Bertita. Convocada por un proyecto cultural artístico feminista llamado Casa Chamana, llego a San Pedro Sula, desde La Esperanza, Intibucá, acompañada de su madre y su recién nacido, Salvador.

foto berta

Fue una tarde de café luminosa, hablamos de las costumbres de las mujeres de estas tierras, como vivían y soñaban, como amaban, como las lencas parían en comunión con la naturaleza, como ayudaban a otras a parir en una tradición heredada por siglos, como acomodaban a los bebés cuando estos se “atravesaban” o estaban muy abajo en el  vientre de las madres. Aquí hablaba también Doña Bertha, su madre, denunciando  como el avance del sistema médico occidental que obligaba a las mujeres a ir a los hospitales, menospreciaba y destruía poco a poco las tradiciones indígenas conservadas durante tanto tiempo.

Ellas hablaron también de la “compostura” el rito indígena lenca que consiste en “dar de comer a la tierra” antes de iniciar una cosecha,  para que los espíritus que habitaban los ríos, los montes y las lluvias fueran propicios y dieran su bendición a los convocantes.

Años después nos volveríamos a encontrar en sitios comunes, en La Esperanza, en Tegucigalpa, en asambleas, reuniones y otros espacios del movimiento. Obviamente, el Golpe de Estado de 2009 perfilo a Bertha aun más como lideresa de un movimiento amplio de resistencia: contra las transnacionales, contra los oligarcas y todos aquellos que se creen dueños de estas tierras y todo lo que contiene.

Bertha era y sigue siendo nuestra hermana, de esas que sabes que tienes y que andan por allí aunque no necesariamente se vean siempre. Nos unía sin ser íntimas, amores comunes, hermanas, espacios. Nos seguirá uniendo el amor por este pueblo que batalla día a día con la pobreza, la desidia y el abandono. La encontraremos en la fuerza de los ríos, de las ancestras y por supuesto, en la fuerza de la palabra compartida de este país, con nombre de mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *