Auditoría cumple con lo que le toca hacer


El informe de seguimiento, que Auditoría Interna presentó al Concejo Municipal el martes 22 de octubre, pone en evidencia que pasa mucho tiempo, inclusive años, sin que las recomendaciones que este ente de control emite se apliquen.

Estos atrasos, de más de cinco años, demuestran que, si bien es cierto, pueden existir causas válidas que podrían justificar los atrasos, no se puede evadir la responsabilidad que tiene la Municipalidad en cumplir con estas recomendaciones en los plazos establecidos por las leyes de la República.

Quizá se estén haciendo esfuerzos para cumplir con estas solicitudes, quizá si se está trabajando en esas mejoras, pero en auditoría no hay puntos medios. En estos temas, el cumplimiento es blanco o negro, no hay grises, o se cumple o no se cumple. Con la cantidad de días de atrasos, queda claro que no se ha cumplido a cabalidad.

Más allá de las causas que ha identificado la Municipalidad, que por dicha las tienen referenciadas, nuestro ente municipal también debe analizar a lo interno de su gestión qué acciones puede tomar para mejorar y disminuir la cantidad de días. Hay que buscar la mejora siempre y no quedarse con justificaciones.

No han faltado los integrantes del Concejo Municipal que han externado: “¿Para qué se hacen esos informes de auditoría sino pasa nada?”, pues a estos les pedimos mayor responsabilidad y compromiso con su puesto, porque es realmente preocupante que, en Belén, tengamos ediles que no tengan claridad de las funciones de auditoría, de la importancia de esta y pretenden que cumpla labores cuando son otras instancias las que deben realizarlas. Además, estos profesionales realizan observaciones que son valiosas para el mejor funcionamiento organizacional, su aporte es vital.

Ojalá los próximos integrantes del Concejo Municipal, que elegiremos en el 2020, se estén familiarizando con las distintas temáticas que se abordan en el Concejo. Indudablemente, uno de los temas a considerar en este análisis deben ser los relacionados a la Auditoría, para que cuando se presenten discusiones sobre este, aporten, debatan, comenten, propongan soluciones para el bien del cantón.

Le queda de tarea a la Administración Municipal trabajar en reducir esos casi 5 años que se acumulan. Seguiremos pendientes de este tema velando por el bien de nuestro querido Belén.

Anterior Un legado musical para las generaciones futuras 
Siguiente Belén: fuerte en economía, pero con baja calidad de vida

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *