Miedo al contagio ¿Qué podemos hacer para sobrellevarlo?


Lo primero de todo es hacerse consciente del tipo de pensamientos que estamos teniendo.

*Yendry Delgado Aguilar 

Recientemente, en muchas de las consultas que tenemos en la terapia con Flores de Bach, vemos personas muy asustadas por lo que está sucediendo en estas últimas semanas de pandemia en Costa Rica, ante tal bombardeo de los medios de comunicación con noticias sobre el COVID-19, pues no deja de afectar la psique de las personas.  Es obvio que debemos estar informados y con mucha responsabilidad personal, tomar las medidas del caso y ya todos sabemos cuáles son los lineamientos que debemos seguir.

Una vez ubicados en que cada quién tiene que asumir su responsabilidad personal con respecto a la colectividad, toca también asumirse integralmente y uno de esos factores del autocuidado, además de vigilar la alimentación, hacer ejercicio regularmente, suplementarse si es posible con productos naturales, etc. Es nuestra parte emocional.

A estas alturas ya la mayoría de nosotros hemos tenido algún conocido, vecino, amigo o familiar que se ha contagiado. Está cada vez más cerca y eso asusta muchísimo, sobre todo si escuchamos que tal o cual persona está ingresada en el hospital y peor aún si se complica su situación . O tal vez ya hayamos pasado por eso personalmente. En cualquiera de los casos, el miedo se asoma y no solo eso, sino que muchas veces se apodera de nosotros.  

No está mal tener miedo en determinadas situaciones, sino fuera por eso, no tendríamos miedo a situaciones que puedan atentar contra nuestra existencia y podríamos acabar muy mal.  El detalle está en que cuando ese miedo se vuelve paralizante deja de ser un mecanismo de defensa y no nos deja vivir tranquilos.

Lo primero de todo es hacerse consciente del tipo de pensamientos que estamos teniendo ¿Qué dejamos que se filtren en nuestra mente? Una vez que seamos conscientes del diálogo interno que estamos teniendo, es ahí donde tenemos la capacidad de salir de esos estados de miedo, de incertidumbre que luego nos pueden llevar al pánico. Respirar profundo, muchas veces, es una de las mejores técnicas que existen para calmarse, oxigenarse, en cada inhalación pensar o traer imágenes que nos den paz y al exhalar imaginar que los pensamientos negativos salen y se desaparecen.

Ubicarse en el momento presente, dónde estoy, qué estoy haciendo, con quién estoy, son claves para estar en el instante y saber que nada de lo que nos pasa por la mente está pasando, solo el momento presente, salir a dar una vuelta a la cuadra o al patio, escuchar música que nos guste, oler alguna esencia o perfume agradable. 

En fin, buscar sensaciones que nos traigan bienestar, para salir de esos estados que nos desgastan física y emocionalmente.  Porque ya se sabe que parte de nuestro estado de bienestar físico tiene que ver con que estemos emocionalmente equilibrados.

¡Mucho ánimo y a generar pensamientos de bienestar!

*La autora es consultora en Flores de Bach Código CST-2018-07097

Anterior Costa‌ ‌Rica:‌ ‌¿Qué‌ ‌pasará‌ ‌con‌ ‌el‌ ‌desmantelamiento‌ ‌del‌ ‌Estado‌ ‌Social‌ ‌de‌ ‌Derecho?‌ ‌
Siguiente Un príncipe insoportablemente azul

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *