La nueva escuela, la comunidad y la política


Esta es una de las vistas de los planos de la nueva escuela.

La construcción de una nueva Escuela Manuel del Pilar Zumbado González se acerca a su etapa final. Con esto, nace una gran ilusión tanto para padres y madres de familia, estudiantes, profesores y dirección como para toda la comunidad de La Asunción en general, pues siempre ha ido de la mano el desarrollo de la escuela con el desarrollo de la comunidad.

Parte de esta ilusión nos obliga también como comunidad a responsabilizarnos con el desarrollo de la escuela tal y como lo hizo don Manuel del Pilar Zumbado González a quien se le atribuye el nombre de la dichosa escuela de La Asunción de Belén y gran cantidad de belemitas que aportaron a su desarrollo.

Fue el 5 de junio de 1908 que es creado el distrito escolar en la Asunción. Esto no significa que la enseñanza escolar no existiera en el distrito; desde tiempo atrás se enseñaba en la casa de Don Francisco “Pancho” Zumbado a leer y escribir en donde se instruyeron belemitas del calibre de doña Caridad Alfaro Rodríguez o el poeta belemita Guillermo Villegas Soto (quien de paso, escribió el himno de la escuela). Los maestros de entonces eran belemitas comprometidos con la comunidad y por lo general no recibían remuneración por lo que hacían, como lo fue por ejemplo don Pedro González Moya, sobrino del ilustre belemita Don Rafael Moya Murillo.

Se abre el curso lectivo de 1908 en La Asunción, se cuenta ahora con maestros profesionales de nombramiento estatal; sin embargo, tienen que seguir deambulando por las salas de casas particulares que vecinos le facilitarían a la Junta de Educación.

Para solventar dicha necesidad, don Manuel del Pilar donó no solamente el lote donde estaría la escuela en primer lugar, sino también “las finas maderas que mandó a traer de Coyolar”. Fueron los hijos de don Manuel del Pilar quienes cumplieron tiempo después los deseos de su padre con la diferencia de que las maderas traídas fueron negociadas y que la escuela se construyó por contrato con la compañía Jenkins y Orlich. Al parecer fue necesario construir nuevamente la escuela 25 años después.

Algún tiempo después, el 19 de octubre de 1984 fue tomado el acuerdo por la Comisión Costarricense de Nomenclatura bautizar la escuela de La Asunción con el nombre de Manuel del Pilar Zumbado González en su 80 aniversario de fundación del distrito escolar.

Este relato lleva a replantearnos lo que estamos haciendo para el bienestar de nuestra comunidad, tal y como lo hicieron nuestros próceres. Esto conlleva necesariamente a ver la forma en que, como comunidad entendemos la política; si es algo meramente electoral, en la cual vemos al “político” como alguien que debe resolver nuestros problemas y le entregamos una equis en un papel a cambio de unos materiales de construcción o una promesa de mejora. O por otro lado, si la entendemos como el espacio para transformar nuestra realidad y mejorar nuestras condiciones de vida como comunidad, participando activamente y preocupándonos por resolver problemas y necesidades sin tener que depender de alguien; en este caso, estaríamos siendo “políticos”, pero que actúan por amor a la comunidad, por mejorar la calidad de vida de las personas sin recibir nada a cambio.

En este sentido, sin saberlo, don Manuel del Pilar Zumbado González actuó con gran humildad dentro de la política cantonal, puesto que gracias a su gesto, toda la comunidad de la Asunción cambió hasta lo que es ahora.

Referencia:

Escuela Manuel del Pilar Zumbado González. (1993). Monografía: Escuela de la Asunción. La Asunción de Belén, Heredia: Biblioteca Municipal de Belén – Fabián Dobles Rodriguez.

Anterior La Asunción estrenará nueva escuela
Siguiente En el Ojo la vida es más sabrosa

No Hay Comentarios

Deja un comentario