junio 1, 2022

HISTORIAS DEL KILOMETRO 14

San Antonio de Belén, el kilómetro 14

Por Marco “Tuli” Alfaro Villalobos

Escritor belemita

 

Éramos niños entre la edad de diez a trece años, con excepción de Mono Guillermo, que parecía doblarnos la edad. Una tarde nos citamos, junto al romboide K14 antes del puente entre el zanjón y el jocotillo de cerca, esa tarde acudimos: el Coci de los Méndez, dos de los Vargas, Guillermo el Mono y Martincillo. La reunión consistía en que teníamos que descifrar algunos de los misterios que ocurrían a lo largo de la curva del puente hasta los toriles en la estación.

Esa tarde, discutíamos esos planes:  guerra de piedra contra los hijos de la Mona, que a pesar de su humilde condición de cogedores de café, eran dignos adversarios  de lucha, o esperar la extra de las seis.

-¡Muy tarde! -el tren fantasma aparece antes o después de las 6 p.m.- exclamó Geovanny.

El más rudo de todos contestó: -Vamos a pelear con los hijos de la Mona, ahí están después del puente, en el cafeto-.

-¡Chicos no es hora para eso! Dije mirando mi reloj de bolsillo marca Martinelli, que venían en las  cajas del vino de mi abuela. -¡Haber echémoslo a votación  y rápido, escucho silbatos- 

Tres a dos. 

-Esperamos el tren, entonces todos al álamo-, dije con voz de mando. 

¡Seis treinta, es la extra, agachados! No vaya a ser que los brequeros nos echen al agua.

Y pasó la extra. 

-¡Salgan! ¡Mejor estuviéramos volando pedradas!- Dijo Mono.

¡No! ¡SE ACERCA OTRO, AL ÁLAMO, ES EL EXPRESO FANTASMA.- exclamé.

 Y nos zambullimos en aquel zanjón y grité:-¡nadie abra los ojos, no contesten al llamado del infierno, no chicos, no asomen  sus cabezas!- .

 Y entonces el estruendo que parecía venir de lo profundo del averno, hizo su parada frente al  kilómetro 14.

Una voz profunda y suavizada asomó su lámpara de brequero:-¡Martín, MARTÍN GERARDO  ha  llegado su hora,  sube, anda,  ven con tus ancestros,  aborda el tren del más allá!

Los compinches nos abrazamos fuertemente y… cagados. 

-Es hora de mi partida chicos, díganle a mis padres que estaré bien- 

-No Martín, no subas-, me decían los Vargas.

– No puedo negarme, muchachos soy el elegido-.

Martín abordó el tren fantasma en medio de la incertidumbre y el estruendo que ensordecía, el partió.

Cuentan las historias que jamás se volvió a saber nada de Martín y el tren fantasma, aunque se le ha buscado infinitas veces desde el K14 hasta los toriles de la vieja estación 5.

 


Redacción El Guacho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.