Documental sale al rescate de las raíces agrícolas de Belén


Raquel Soto, Daviel Artavia y Alejandro Hernández son tres de los jóvenes que aparecen en el documental. Ellos tienen una huerta con gallinas ponedoras en el distrito de La Asunción.

Redacción El Guacho

redacció[email protected]

Un gran éxito, esa sería la frase que mejor describiría las múltiples reacciones que el documental Agricultura en Belén: Un legado ancestral despertó, desde la fecha de su estreno en octubre pasado.

Ya sea por la nostalgia que genera el ver a los agricultores de mayor edad todavía cosechando sus tierras, o la esperanza de ver jóvenes dedicándose al oficio. Lo cierto es que este audiovisual, producido por Bernardo Rodríguez y Nicole León dejó excelentes impresiones al punto de que ya ha sido reseñado por varios medios nacionales.

La idea del documental surgió por la iniciativa y la “vena agrícola” de uno de sus productores Bernardo Rodríguez, quien se preocupó por rescatar este legado y transmitirlo a las futuras generaciones.

“El documental surge como una necesidad de volver a ver la agricultura como una actividad que nos configuró como sociedad, que moldeó nuestra identidad; las costumbres y tradiciones de una comunidad y del país en general. Buscamos recordarles a los mayores de dónde venimos y enseñarle a los más pequeños quiénes somos”, señaló Rodríguez.

El proyecto fue financiado gracias al programa de fondos concursables de la Municipalidad de Belén, mediante la Unidad de Cultura, que abre una convocatoria anual para que los belemitas concursen con proyectos financiados por el Gobierno local.

Belén con potencial agrícola

Rodríguez ve con optimismo el potencial agrícola de Belén, pese a reconocer que muchas cosas han cambiado en los últimos años con el crecimiento de las industrias y los proyectos urbanísticos.

Consideró que, con mayor compromiso por parte de los políticos locales, sería posible convertir al cantón en un modelo a nivel nacional de economía productiva en donde todos nos podamos ver beneficiados.

“Existe una tendencia a nivel mundial que se está arraigando aquí en el país y en Belén. Está despertándose el interés por aprovechar los espacios reducidos, por optimizar los recursos para producir nuestros propios alimentos”, explicó este joven.

Además, agregó que en Belén todavía hay muchos terrenos ociosos y que, si no fuera por la falta de visión de los políticos locales, se podría establecer modelos de producción local que servirían para reactivar la economía y se les ayudaría a familias con desventaja social.

Anterior Cinema Kids invita a celebrar la Navidad el domingo 23
Siguiente Colegio de Psicólogos cuestiona programa impulsado por Alcaldía

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *