Atrapado y con Salida


Imagen con fines ilustrativos.

Oscar Álvarez González *

De acuerdo a la situación que está atravesando todo el país, considero que cada uno de nosotros, dentro de nuestras funciones, la  mayoría  hemos tenido  que realizar algunos ajustes a nuestro diario vivir. En mi caso particular, he sido un fiebre para correr toda mi vida y respetando los lineamientos del Ministerio de Salud de cerrar las aéreas deportivas, tuve que organizar un acondicionamiento físico en mi casa, gracias a Dios nuestra propiedad reúne las condiciones para correr por lo menos en un circuito de 120 metros aproximadamente, y realizó un recorrido entre las plantas del jardín, los árboles, las bodegas, la tienda y las  amapolas.

Así me las agencio para trotar más o menos 40 minutos ,después en una recta de 30 metros aplicó la técnica de carrera durante 15; además, realizo un trabajo de circuito con 15 minutos de estiramiento de flexibilidad, terminando con ejercicios para brazos con una liga elástica. Esto lo realizo de lunes a viernes, de 7:00 am a 8:30 am;  para posteriormente dedicarme a labores de jardinería y la atención de una pequeña huerta de legumbres.

Es una experiencia un poco irónica  porque si podría salir en el momento que se me ocurra pero me mantengo atrapado en mi casa ya que me sentiría muy afectado si uno fuera el causante de propagar el virus en nuestra familia.

Ojalá que esta situación cambie pronto y podamos disfrutar el placer de abrazar a nuestras familias y saludar a  nuestros buenos amigos, porque podría decir que  sí he logrado liberarme, si no fuera por las circunstancias actuales.

De vez en cuando me escapo y rompo la rutina, aunque un poco nervioso me pongo la máscara del hombre desconocido y, me escapo a la calle como en la película de Jack Nicholson y Luisa Fletcher  filme de 1975 y ganadora de varios premios de la academia, “Atrapado y sin salida”, donde se escapan y realizan  una aventura por toda la ciudad.

Pero quizás lo más importante de esta situación es la vivencia que por esta realidad he tenido que experimentar ya que la convivencia familiar es muy importante y es que comparto una burbuja  con 2 hermanas, un cuñado y una sobrina donde rescato sin lugar a dudas la gran calidad humana de cada uno de ellos, especialmente por su trabajo, paciencia y tolerancia y me siento agradecido con Dios que aunque las circunstancias no son las mejores, realizamos nuestro mejor esfuerzo para que  lo sean y mantengo la firme esperanza de que esto también pasará y recuerdo a un gran pensador que decía: “Estoy convencido de que caminar y correr prolonga la vida pero aunque no añadiera un solo día a mi existencia valdría la pena hacerlo porque mejora la calidad de la vida”.

* Profesor y entrenador internacional de atletismo de pista y  campo

 

 

Anterior El desempleo y la búsqueda incesante de la “rentabilidad económica”
Siguiente Recuerde las nuevas restricciones de este fin y principio de año

No Hay Comentarios

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *