La Asunción estrenará nueva escuela


Esta es la vista aérea de los planos de la nueva escuela

Michelagelo Grieco Agüero

redaccion@periodicoelguacho.com

La Escuela Manuel del Pilar Zumbado González en La Asunción inició una nueva fase constructiva, por la cual los vecinos llevan más de 15 años esperando.

El proyecto se divide en dos etapas; la primera consiste en la construcción de los dos edificios de aulas, el pasadizo elevado y el comedor; mientras que la segunda abarca el edificio administrativo y la biblioteca que se desarrollarán más adelante.

La obra lleva un 12% de avance, determinado a partir del consumo de presupuesto dado. Se han pagado unos ¢80 millones aproximadamente de los ¢670 millones que costó la obra, según Gustavo Calvo, actual presidente de la Junta de Educación de la escuela.

Aparentemente, la empresa constructora está atrasada por problemas de liquidez. Cuando se cumpla el plazo en mayo, se le empezará a cobrar una multa por la cantidad de tiempo de atraso que llevaría en relación con su fecha de entrega.

Se compró aproximadamente 10 mil metros cuadrados, con tal de que todo estuviera en un mismo espacio. No obstante, una vez adquirido el terreno, algunos parámetros urbanísticos del MEP exigían que el kinder y la escuela tuvieran entrada y área de recreo diferenciado, por ello la idea se descartó.

Al final de la finca, cerca de 2 mil metros cuadrados son parte de un área de protección ambiental; por lo tanto, no puede hacerse uso de esta sección como parte del proyecto constructivo.

Calvo, afirmó que la Junta optó por construir la escuela en esa zona y, en la infraestructura actual, trasladar el kinder que está en el edificio patrimonial.

Los inicios del proyecto

Fue durante la administración del difunto Luis Orlando Rodríguez González, que la Junta de Educación y la dirección de ese entonces pensaron hacer una nueva escuela, debido a la falta de espacio y las reducidas áreas de recreo.

El primer paso en ese momento fue la aprobación unánime del Concejo Municipal para destinar cerca de ¢300 millones a la compra de un lote para la nueva escuela. Después del análisis de tres opciones junto con el CENIFE (que en ese momento era la oficina del MEP encargada de proyectos de infraestructura), se determinó que el lote en el costado norte de la escuela era el apropiado y se inició el proceso de negociación con el propietario, el cual fue lento y complicado.

Esto se debió a que tuvieron que involucrarse representantes del Ministerio de Hacienda, de la Contraloría General de la República y de la notaría del Estado. Para entonces, la Junta había cambiado de administración y le tocó a Guillermo González y la Junta de entonces, finalizar la compra del lote.

Posteriormente, se giró una partida específica desde la Asamblea Legislativa por iniciativa de la diputada Hilda González (periodo 2006-2010) de cerca de ¢150 millones. Aún así, no alcanzaban los recursos, por ello se invitó a la actual Ministra de Educación, Sonia Marta Mora, a una actividad en la escuela y, gracias a ello, se gestionó el presupuesto restante.

Cuando el proyecto llegó a la fase de diseño, tanto Gustavo Calvo, como Andrés Alvarado y Celenia Solera, quienes son los miembros más antiguos de la actual Junta, empezaron a gestionarlo.

Vista superior del proyecto y uso del espacio de la finca

El diseño

Esta labor se le encomendó al belemita Héctor Rodríguez, para que reflejase la esencia de la comunidad. Para estos efectos, la comunicación con lo que ahora se llama Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE) fue aún más complicada, puesto que por lo general también realizar esta labor de forma preestablecida.

Esto ocasionó que tuvieran que hacerse infinidad de correcciones para llegar a un plano y unos lineamientos finales; este proceso requirió aproximadamente 2 años.

Concluido el diseño, siguió la fase de licitación que se dio relativamente rápido y fue hasta el 2016, cuando salió a concurso la licitación pública que establecía que el periodo constructivo iría de setiembre del 2017 a mayo del 2018.

Así luce otra vista de la imagen esquemática de cómo será la nueva Escuela Manuel del Pilar Zumbado González

Expectativas sobre la nueva escuela

La reciente directora del centro, la Licda. Ana Teresita Chacón Agüero, comparte con la Junta de Educación la idea de que la escuela debe tener carácter ecológico y considera que el área de protección en el margen de la finca es más una virtud para desarrollar proyectos de esta índole. Sueña con construir en algún momento un mariposario, crear una huerta en esa parte, sembrar árboles frutales, entre otras actividades.

Aparte de eso, desea proyectar una escuela inclusiva que continúe con la calidad educativa que tiene, y conseguir un mejor acercamiento a la comunidad.

Mensaje para la comunidad de La Asunción

Desde la Junta de Educación así como desde la dirección de la escuela, se tienen grandes expectativas no sólo para estudiantes sino también para la comunidad entera de La Asunción. Dependiendo de cómo se desarrolle la escuela, esta relación va a ser un beneficio no solo para el distrito, sino también para seguir construyendo lazos comunitarios de cordialidad entre los mismos vecinos y la escuela y para re-aprender la solidaridad de un pueblo que se conoce, que se involucra y que participa para su propio bienestar.

Anterior Ebais de La Ribera y Escobal reciben certificado por su responsabilidad ambiental
Siguiente La nueva escuela, la comunidad y la política

No Hay Comentarios

Deja un comentario