Sucedió en el mes de abril


Por Ronald Díaz 

Dos noticias. Dos tragedias. Dos espejos de problemáticas que azotan a nuestro cantón sin que se vislumbren a corto plazo medidas que ayuden a prevenirlas.

La primera ocurrió el domingo 9 de abril. Una adolescente de 16 años y un niño de 4 murieron calcinados por un incendio en la estrecha vivienda en donde se encontraban.

La menor hacía las veces de niñera y ni ella ni el pequeño pudieron escapar de las llamas de aquella trampa de 40 metros cuadrados, con ventanas selladas y un único portón frontal con candado.

No está confirmado, pero se sospecha que podría tratarse de una cuartería.

Sí. En Belén, uno de los cantones más ricos y progresistas del país existen guarderías en donde viven extranjeros inmigrantes en condiciones infrahumanas desde hace más de una década.

Así lo constató El Guacho en un artículo publicado en su primera edición, en diciembre del 2014.

¿Municipalidad? ¿Ministerio de Salud? ¿Quién asume la responsabilidad por la construcción de estos antros? ¿Existen permisos? ¿Y si no los hay cómo siguen operando a  la vista de todo el mundo?

La otra noticia que se difundió con rapidez por las redes sociales, y luego en las noticias del país, ocurrió el viernes 21 de abril.

En un accidente de tránsito perdió la vida un joven motociclista que laboraba para una empresa de productos de belleza. Al parecer una conductora irrespetó la señal de alto que se encuentra en la esquina de la casa de Cholo Murillo, y embistió la moto.

Otras versiones apuntan que la mujer sí hizo el alto, pero no pudo esquivar al motociclista que vendría a una alta velocidad.

Como haya sido, quienes manejamos en Belén, sabemos que en esa esquina hacer el alto es muy complicado. Los autos que se aparcan en el sector sur de la plaza limitan la visibilidad, y muchas veces uno se obligado a ir sacando la trompa del carro de a poquitos para intentar ver si viene algo, antes de cruzar o doblar hacia el oeste.

Este problema lo denunciaba como periodista hará unos 15 años. Hoy, con la cantidad de vehículos que transitan por Belén, el riesgo de accidentes ha crecido de forma exponencial.

Dos noticias. Dos tragedias. Dos espejos de problemáticas que azotan a nuestro cantón. ¿Hará alguien algo para evitarlas?

Anterior Santo Domingo de Heredia y su Zona Especial de Protección
Siguiente Con fiestas cívicas y actividades culturales pretenden rescatar parque del Resi

No Hay Comentarios

Deja un comentario