¿Qué pasa si Costa Rica abandona la Corte Interamericana de Derechos Humanos?


Karol Carmona*

La Corte IDH* es un organismo internacional americano que protege un conjunto de Derechos Humanos y libertades sociales e individuales que nacieron de los procesos históricos de luchas por una vida mejor. En los últimos días, Costa Rica está divida en torno a que si el país se debe salir o no de esta institución y cuáles serían sus consecuencias.

Contrario a los que muchos creen la Corte IDH, no solo protege y defiende los derechos de las minorías raciales, étnicas o sexuales, si no protege, garantiza los derechos que cada uno de nosotros como la libertad de expresión, el derecho al sufragio, la libertad religiosa, la libertad de tránsito, el derecho a no ser torturado, detenido arbitrariamente, a la educación gratuita, a la alimentación a la salud,  a la protección de las/ los menores de edad y hasta el derecho a la vida entre otros.  

Abandonar la Corte IDH es un peligro para las personas que viven en Costa Rica, puesto que si el Estado Costarricense no garantiza algunos derechos y se agota los procedimientos internos se debe acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y luego a la Corte IDH, quien es el ente encargado de dar la resolución final para proteger aquellos casos de violación en el que el Estado no garantiza.

Algunos de los casos que fueron presentado por costarricenses ante la Corte Interamericana a lo largo de la historia fueron en 1981 el crimen de Estado de Viviana Gallardo, en 1984 una consulta sobre nacionalidad y naturalización costarricense por vínculo matrimonial,  en 1985  sobre la colegiatura obligatoria al colegio de periodistas que facilitó que personas no graduadas, ni colegiadas puedan a ser comunicadores sociales, también la Corte IDH permitió garantizar el derecho a la familia mediante la fertilización in vitro en Costa Rica en el 2012.   

Hace varias décadas Costa Rica firmó que el ordenamiento jurídico internacional de los Derechos Humanos está por encima de la jurisprudencia nacional de Derechos Humanos, entonces ninguna sugerencia o resolución de la Corte IDH está violando la soberanía ni la libertad del país, más bien la defensa de los Derechos Humanos en Costa Rica se ejecuta bajo los lineamientos del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Un país que no ratifica la Convención Americana de los Derechos Humanos y que pretende salirse de la Corte IDH pone en riesgo a sus ciudadanos(as), pues se daría impunidad y violaciones de derechos en todas las áreas y no existiría un organismo internacional que los vigile o sancione.

Sería un error histórico que Costa Rica un país que internacionalmente es conocido como una de las democracias más consolidadas del mundo, abandone la Corte IDH o atente contra el derecho Internacional, sería una vergüenza fuera de nuestras fronteras salirse de la Corte cuando esta se ubica en San José. También abandonar la Corte IDH mediante un referendo es imposible puesto que es inconstitucional decidir temas de Derechos Humanos mediante consulta popular, ¡que no lo engañen!

Lo mejor que podemos hacer en estos momentos es respetar la institucionalidad y la legislación internacional, debemos proyectarnos como un país que respeta los derechos humanos, imagen que en los últimos días se ha visto deteriorada  fuera de nuestras fronteras por las manifestaciones de homofobia que se han generado por a la respuesta de la Corte IDH sobre las uniones civiles de parejas del  mismo sexo. No es tan fácil abandonar la Corte IDH, puesto que nadie quisiera vivir sin protección, sin respeto sin derechos laborales, sin libertad religiosa o sin poder decir lo que pensamos y sentimos.

*Master en Derechos Humanos y Educación para la paz

Anterior Retos de una Coalición por Costa Rica
Siguiente Pipasa obtiene premio por el excelente desempeño en la reproducción de aves

No Hay Comentarios

Deja un comentario