Entre familias ribereñas: un recorrido por las casas antiguas de este distrito


Con el paso del tiempo, estas casas han guardado la esencia de la historia ribereña.

Redacción El Guacho

redaccion@periodicoelguacho.com

En El Guacho, nos dimos a la tarea de buscar algunas de las casas más antiguas de La Ribera. Les presentamos los datos más importantes de estas moradas ribereñas. Además, en próximas ediciones estaremos investigando sobre otros tesoros arquitectónicos de La Asunción y San Antonio, por ello, si conoce alguno, no dude en contactarnos en redes sociales o al correo electrónico.

 

Casa de la familia Araya Campos

50 años

Esta casa ha permanecido siempre en la misma familia y, ahora, viven cuatro personas en ella. Esta hecha de madera por fuera y por dentro.

Casa de la familia Chaves Murillo

50 años  

Esta casa se construyó de madera antes de que se casaran sus únicos dueños. La familia recuerda con especial cariño a don Lan, un hermano del dueño de la casa. Él era muy querido por toda la comunidad, y lo recibían con gallitos en todas las casas. Se levantaba a las tres de la mañana para agarrar el bus, aunque fuera muy temprano.

Casa de la familia Rodríguez Campos

100 años, aproximadamente.

Los primeros dueños fueron don David Campos y doña Matilde Salazar. Ellos le heredaron la casa a su sobrina y, desde entonces, ha vivido en ella la familia Rodríguez Campos.  La casa sirvió de posada a las personas que venían de lugares lejanos, como San Isidro de El General. En una ocasión, una de las mujeres de la familia se le abalanzó a uno de sus parientes para despertarlo y sorprenderlo, pero se llevó un gran susto al darse cuenta de que era un completo desconocido.

Casa de la familia Campos Segura

Data del Siglo XIX

La casa siempre ha pertenecido a la familia Campos Segura y sus descendientes. Ahora, viven Juano y Rita. El corredor era muy concurrido. En él, se reunía la familia para jugar naipe y sentarse a conversar, tradición que se mantiene en la actualidad. Además, las personas del pueblo y de otras localidades, como Calle Víquez, visitaban esta casa para que Anita los inyectara. La casa era un centro de operaciones para las fiestas de La Ribera, para preparar paseos de jóvenes a lugares como Río Segundo, y para pelar maní y lavar camote.

Originalmente, la casa era de bahareque, pero tuvieron que botar varias paredes porque estaban dañadas. Luego, las reconstruyeron en madera de guapinol y madero negro.

Casa de la familia Chaves Chaves

52 años

Sus dueños siempre han sido la familia Chaves Chaves, la cual colecciona artículos antiguos como una olla de más de 100 años y un cuadro bordado de 1904. La casa costó 7 mil colones, y la construyó de laurel el abuelo “Pepe” Chaves Hernández y su hermano Gonzalo.

 

Casa de la familia Chaves Castillo

Más de 80 años.

Los primeros dueños eran de Heredia, pero luego la compró Román Chaves Castillo y su hermano, que la utilizaban como bodega para almacenar maní. Más adelante, el primer hermano se casó y la casa se convirtió en el hogar de la familia Chaves Castillo. Durante la época en la que la escuela se ubicaba cruzando la calle, las maestras llegaban a conversar con doña Marina Castillo Rodríguez, mientras esperaban “la casadora”.  Algunos dicen que asustan, pero según Gliseria, hija de la familia propietaria, no es cierto.

Casa de la familia Araya Salas

Más de 100 años.

Los actuales dueños tienen 44 años de vivir ahí. El primer propietario fue Don Amado Campos Chaves, el cual donó la casa para que sirviera como la primera escuela de este distrito. Luego, pasó a manos de un español, quien se la vendió a la familia Araya Salas, actuales propietarios de esta morada. La familia cuenta que cuando llegaron, tenía mapas pintados en el cielorraso y las pilas donde tomaban agua los estudiantes. Esta construida con bahareque y ladrillo. Desde hace tres años, es Patrimonio Histórico Cantonal.

 

Anterior PNG sorprende en Heredia con joven papeleta cargada de informáticos
Siguiente ¡A votar!

No Hay Comentarios

Deja un comentario