Editorial. El tren y la controversia del nuevo edificio


Dos temas quisiéramos destacar en esta edición,  la recuperación de la vía del tren para rehabilitar el servicio entre Belén y San Rafael, y los hechos acontecidos alrededor del proyecto del nuevo edificio municipal.

Resaltamos el trabajo que actualmente realiza el Incofer  para ampliar el servicio del tren, es sin duda un esfuerzo que va a ayudar a decenas de trabajadores que viajan desde la capital a San Rafael  de Alajuela.

En materia de transporte colectivo, nuestra comunidad, suma años de rezago, empezando por el hecho de que no existe una línea directa entre San Antonio y  San José, esto hace que muchos belemitas  aborden buses que ya vienen llenos y  tengan que viajar de pie, esto se convierte en una verdadera prueba de resistencia física durante  los viajes en las presas de las horas pico .

A  lo anterior hay que sumar que  la empresa autobusera de  esa ruta da el servicio con algunos buses incómodos; asientos duros  de plástico, estrechos, sucios, malolientes,  condiciones totalmente inadecuadas y fuera de los parámetros de calidad que merecemos los usuarios.

Ahora que el tren va a llegar a San Rafael, urge que este servicio sea realmente funcional y dé solución a los problemas de movilidad interurbana, los horarios deben adecuarse a las necesidades de las dos comunidades  sin que esto implique un impacto negativo en  la ruta  del tren belemita.

El edificio se descarrila

En relación con el nuevo edificio belemita, en esta edición damos seguimiento a los hechos más recientes que acontecen desde el gobierno local, es claro que el espíritu que prevalece entre los regidores y las regidoras es el de apoyar la construcción del inmueble.

Pero también es notorio que el planteamiento actual suma una enorme cantidad de defectos y errores técnicos, como bien lo apuntó el presidente municipal y arquitecto de profesión, Eddie Méndez.

Dicho regidor ha sido  blanco de los ataques; se le acusa de frenar el proyecto por meros celos profesionales, sin embargo, miopes son quienes utilizan este argumento ya que se niegan a ver que realmente los planos del nuevo edificio hay que someterlos a un  complejo proceso de mejora.

Desde hace por lo menos 10 años  la alcaldía municipal trata de construir este proyecto, sin embargo,  han pasado varios Concejos Municipales y no se ha logrado, lo que demuestra la falta de un adecuado manejo político: no hay capacidad de llegar a consensos ni diálogos por parte de la máxima autoridad municipal, quien está llamado a ejercer un liderazgo sano e inteligente  que beneficie no solo a una persona o grupo político, sino a la comunidad belemita.

Anterior “Legado en Blanco y Negro”: Belén, fotografía y tiempo
Siguiente Escuela España: generación del 68

No Hay Comentarios

Deja un comentario