Del caos vial y contaminaciones en Belén


Lic. Juan Carlos Murillo* 

Geográficamente, Belén ha sido un cantón de paso y es afectado seriamente por un gran crecimiento de la flota vehicular que busca entroncar con el sector oeste de la capital debido a la radial Santa Ana y la ruta a Caldera, así como con lugares circunvecinos, agravado además por un decreto ejecutivo del Ministerio de Obras Públicas y Transportes que modificó la Avenida del Agricultor de calle local a nacional para dar paso a los vehículos pesados por el centro de nuestro cantón.

Dicha situación ha significado una acelerada disminución en la calidad de vida de las y los belemitas, debido al aumento en la inseguridad de los peatones y una mayor contaminación ambiental (sónica y atmosférica), provocando además gran caos vial y una situación riesgosa para la población en general y muy especialmente en niños y adultos mayores.

No obstante, lo anterior podría revertirse, si se construye el trayecto San Antonio-Río Segundo de 2.7 kilómetros que conectaría la Radial Santa Ana desde la Panasonic hasta la General Cañas, el cual, desde hace años cuenta con las expropiaciones realizadas y pagadas a sus propietarios, así como con los estudios y trazados correspondientes, faltando únicamente la voluntad política para que se ejecute y el interés de una comunidad por luchar por que se lleve a cabo.

La construcción de dicha radial permitiría que los ingresos a las carreteras Próspero Fernández y Caldera de los vehículos livianos como pesados provenientes de y para las ciudades de Alajuela, Heredia, San José, Escazú y Santa Ana, se efectúen sin que tengan que atravesar el Cantón de Belén, lo cual repercutiría en un impacto altamente favorable para la ciudadanía belemita.

Hoy, se suma a dicha propuesta que la apertura de la Radial Riteve-Siquiares conecta la carretera Bernardo Soto con la ruta a Caldera, facilita que se propicie un cambio en cuanto a la directriz que autoriza el trasiego de los vehículos pesados por el centro de nuestro cantón.

Al respecto, presenté en el 2008 y 2012 iniciativas ante el Gobierno Local que procuraban acciones para mejorar la calidad de vida de las y los belemitas relacionada con el tema señalado sin que a la fecha haya generado interés alguno en las autoridades locales.

Motivo por el cual, nuevamente insto al Gobierno Local a organizar un movimiento que aglutine a todas las fuerzas vivas del cantón en la lucha por mejorar la calidad de vida de la ciudadanía belemita y se haga conciencia en las autoridades de Gobierno Central, de la urgente construcción de los 2.7 kilómetros de carretera que consta la Radial San Antonio – Río Segundo, pero que además, se elimine el decreto ejecutivo que permite el paso de tránsito pesado por las calles centrales de nuestro cantón, para que se encause por las rutas nacionales General Cañas, Bernardo Soto y Caldera, exceptuando aquel que tenga relación con la industria y el comercio local.

Al ser el cantón de Belén una fuente importante en la generación del Producto Interno Bruto Nacional, se hace necesario que nos devuelvan con creces el bienestar que nos merecemos, con mejores niveles de vida, libres de los congestionamientos y de las contaminaciones sónica y visual y de las amenazas de riesgos innecesarios al que se nos ha sometido desde hace mucho tiempo.

*Gestor comunal belemita

Anterior Con voluntad de acero
Siguiente Corriendo con pasión

No Hay Comentarios

Deja un comentario