Controversia entre funcionarios, Alcaldía y Concejo por nuevo edificio municipal


Este es el actual edificio de la Municipalidad.

Redacción El Guacho

redaccion@periodicoelguacho.com

El proyecto del nuevo edificio para la Municipalidad de Belén abrió un profundo abismo entre algunos regidores municipales y el alcalde, Horacio Alvarado. En medio de estas disputas están los funcionarios, quienes ven como naufraga, otra vez, la posibilidad de contar con instalaciones decentes.

La primera grieta de este precipicio se abrió en la misma sesión que el arquitecto Eddie Fernández presentó su diseño. A algunos regidores la propuesta les dejó un sabor agridulce. Pocos días después, el presidente municipal, Eddie Méndez, arquitecto de profesión, pondría el dedo en la llaga, al señalar, en 11 páginas, una enorme cantidad de deficiencias técnicas.

Posteriormente, el Concejo tomó una decisión que no cayó nada bien entre funcionarios y alcaldía: rechazaron una modificación presupuestaria por ¢55 millones, dinero destinado a la continuidad del proyecto. Este rubro se usaría para pagarle al arquitecto y al equipo encargado, esta decisión minó las bases del nuevo edificio.

En la sesión del martes 22 de setiembre, se leyó una carta firmada por 88 funcionarios municipales, lamentando el acuerdo de frenar el financiamiento, aseguran que esa acción atenta contra su salud. Esta correspondencia fue la dinamita que hizo explotar las diferencias de criterio entre los regidores, la alcaldía y algunos empleados del ayuntamiento.

El choque acontecido en ese día permitió que las diferencias y las controversias entre las partes involucradas salieran a flote y quedara al descubierto el enfrentamiento que hay alrededor del nuevo edificio municipal.

Este es el diseño del nuevo edificio municipal

Las posiciones

Una mayoría de los integrantes del Concejo Municipal respaldan la posición del jerarca Eddie Mendez. Este aseguró que el proyecto suma una enorme cantidad de fallos técnicos en aspectos arquitectónicos, estructurales y electromecánicos, que lo harían poco viable: “son cuestiones técnic as muy básicas que todo profesional debe tomar en cuenta cuando va a diseñar un edificio”, advirtió.

Por su parte, el oficialismo señala a Méndez como el responsable de frenar el edificio. Aseguran que, a pesar de ser parte de una comisión especial,  creada y nombrada por el alcalde  para presentar el proyecto, no se presentó a la sesiones y ahora sus observaciones llegan muy tarde.

“Esta situación no hubiera llegado a este punto, si las inquietudes que se tenían se hubieran mandado a la comis ión en el momento en que funcionaba. El presidente (Méndez) era el representante de nosotros (el Concejo) ante la comisión del edificio, pero fue imposible que fuera a las reuniones, tendrá sus motivos. Me parece que hubiese sido importante que todas esas inquietudes técnicas se hubieran ido llevando durante todos esos meses de reuniones”, lamentó la regidora Lorena González, de la Unidad Social Cristiana.

Méndez salió al paso de esos cuestionamientos e incluso pidió disculpas por su ausencia; sin embargo, recalcó que los fallos encontrados son de asuntos elementales que cualquier profesional debe plantear en un inmueble de estas dimensiones.

Mientras José Luis Venegas, del Republicano, acudió a un arquitecto independiente, Héctor Rodríguez, para que estudiara los planos. Entre las críticas destaca que la propuesta del sistema estructural no tendría nada que ver con un edificio institucional.

Venegas lamentó que los funcionarios enviaran una nota al Concejo sin conocer cuáles son las inconsistencias: “la propuesta que necesitamos es verdaderamente institucional, que nos sirva para resolver los problemas que tenemos”, puntualizó.

María Antonia Castro, del Partido Independiente Belemita, recordó que lo que hay es una propuesta de edificio, “eso no significa que el Concejo lo vaya a aceptar o si tiene errores lo va a avalar”.

Esta edil dijo tener una serie de interrogantes y, para despejarlas, pidió en varias ocasiones reunirse con el arquitecto responsable. Hasta el momento, ha sido imposible, ya que las dudas solo se tramitan mediante la alcaldía.

“Le digo a los funcionarios que nosotros también buscamos la seguridad para ellos. No me parece que se hable de trabas, creo que hay que conocer las cosas, el Concejo está preocupado por este tema, no son tonterías”, indicó.

El alcalde Horacio Alvarado retó al Concejo a que presentaran las condiciones que necesitan para darle seguimiento al edificio; sin embargo, sostuvo que bajo algunos términos que pretenden los regidores sería imposible, “por mí, que no se haga el edificio bajo las condiciones que ponen algunos en el Concejo Municipal”.

Desde el 2007, Alvarado presentó varias propuestas; sin embargo, 10 años después, no ha podido lograr los acuerdos necesarios para construirle una nueva casa a la Muni, alegó que “no lo han dejado hacer el edificio”.

Se especula que el inmueble costaría hasta $9 millones, tendría 4 852 metros cuadrados y comprendería 3 plantas, tres locales de alquiler, una capilla y una cafetería. Para financiarlo, se pretende acudir a un fideicomiso con un banco estatal y la intención es que la construcción corra por cuenta del Instituto Costarricense de Electricidad.

 

TALLER.jpg

 

Anterior Arranca rehabilitación de línea férrea entre Belén y San Rafael
Siguiente Bar La Belemita: una cantina que guarda la esencia de pueblo

No Hay Comentarios

Deja un comentario