Con voluntad de acero


Oscar Manuel Álvarez González*

El tema principal de este pequeño artículo es motivar a nuestra población a que si en esta vida se propone algo, con verdadera voluntad es probable que lo logre.

Hace más de 35 años, me he dedicado a la práctica y a la enseñanza del atletismo y he podido observar un sin número de personas de diferentes clases sociales emprender una rutina de ejercicios acompañados, si es posible, de una dieta nutricional con la intención de mejorar su condición física y reducir su peso.

Al inicio, es sumamente duro y muchos descartan la idea de continuar, pero es en ese momento es que hay que llenarse de una gran voluntad y desechar las malas costumbres que arrastramos durante tantos años y que tantas limitaciones nos han causado. Además, se necesita un programa de ejercicios hay que tener la aprobación de un médico, buscar ayuda de una persona con experiencia en el campo del acondicionamiento físico y, sobre todo, con el maravilloso arte de animar y si es posible algún amigo (a) que se encuentre en igualdad de condiciones que nosotros y que esté dispuesto a enfrentar el desafío.

Actualmente, le brindo ayuda a un grupo de amigos (as), que me acompañan todos los días en las instalaciones del Polideportivo de 7:00 a.m. a 8:30 a.m. con la intención de mejorar su condición física. Después de realizarles una evaluación que consiste en: caminar, trotar, o correr durante 12 minutos, conocido como test de Cooper, es una forma sencilla de determinar las posibilidades aeróbicas de una persona. Con este resultado, podemos elaborar un programa de preparación física semanal acompañado de una dieta nutricional y, periódicamente, cada 4 semanas para ser exactos, volvemos a realizar la prueba para comprobar el avance del programa.

Hace 3 años, un grupo de amigos (as) organizamos una caminata con motivo de los festejos patronales: De iglesia a iglesia. El objetivo de esta actividad fue fomentar la actividad física y no solo celebrar nuestras fiestas patronales, así como reconocer a deportistas que han engrandecido el nombre de Belén y de Costa Rica.

Como muestra de los beneficios que se obtienen con la práctica de hacer ejercicio, hace aproximadamente 5 años, mi hermana, Virginia Álvarez, me solicitó la posibilidad de brindarle a mi sobrino, Sharbel Semán Álvarez, joven especial, la ayuda en el mejoramiento de su condición física; ya que se encontraba con bastante sobrepeso y una limitada capacidad aeróbica.

Después de contar con el apoyo de toda su familia, nos dimos la tarea de organizar una planificación con la ayuda de una nutricionista. Este joven que arrastraba un sobrepeso importante, hoy en día puedo manifestar con gran orgullo que su condición física ha mejorado sustancialmente al punto que su peso se ha reducido en más de 15 kilos gracias al esfuerzo de todos. Estamos coordinando con los organizadores de Olimpiadas Especiales, para inscribirlo en las próximas justas que se realizarán a finales de este año.

Constancia, determinación, perseverancia y una voluntad de acero son los ingredientes principales para el beneficio del tesoro que es nuestra salud, y recuerden “menos cama, menos plato y más suela de zapato”.

Reflexión: la vida se divide en cuatro partes amar, sufrir, luchar y vencer. El que ama sufre, el que sufre lucha y que lucha vence.

*El autor es vecino de Barrio San Isidro, San Antonio de Belèn, entrenador pionero del atletismo belemita

Anterior Moderno sistema de riego pretende revivir las plazas públicas del cantón
Siguiente Del caos vial y contaminaciones en Belén

No Hay Comentarios

Deja un comentario