Publicaciones en la Categoría

La máquina del tiempo


Reza la historia que los belemitas tienen un refrán que todos conocen, “si no está en Los Zumbados, no hay en ningún lado”, y es que aquí se conseguían cosas un tanto particulares, desde “cigarros amarillos”, agua sedativa; que se usaba para la calentura de los niños, tarzana; era algo para la ropa, yodo para …

0 30

E. Danilo Pérez Zumbado. A principios del año visité, debido a  una feria ambiental, San Isidro de Heredia. Su iglesia había sido recientemente remozada, me impresionó en un costado la fecha de construcción: 1885.  Cerca de aquí, la iglesia de San Joaquín de Flores, joya arquitectónica neoclásica de piedra de granito, fue terminada en 1888. …

0 16

    Danilo Pérez Zumbado. Belén fue parte del reino hüetar de Garabito en tiempos precolombinos. En  aquel entonces, los indígenas trazaron sendas para comunicar regiones y cacicazgos. Conquistada la provincia de Costa Rica, las fuerzas españolas utilizaron los trillos para el dominio político y la expansión económica. Carlos Molina M. de Oca,  en su …

0 16

  E. Danilo Pérez Zumbado. Años después, hechos de la guerra de 1948, aparentemente muertos,   renacerían como  animales que  inviernan y saltan de sus madrigueras cuando la nieve desaparece. Un viernes, mientras trabajaban en un tramo de plátanos en el Mercado de San José, Juan le preguntó a Otoniel si asistiría el 11 de febrero …

1 7

  Danilo Pérez Zumbado.   Prudencio Torres cuando jovencito no era un mal tipo y sin ser una guapura tenía suficiente porte para no pasar desapercibido a las mujeres pero tenía una inseguridad que rayaba con la parálisis. Aquello tenía que ver con un adoctrinamiento iglesiero que le plantó una barrera casi insalvable con las …

0 2

Segunda Muerte VII. Le gustaban las películas mexicanas¨.   Por Danilo Pérez Zumbado.   Para Bolívar Rodríguez Murillo. Tite Chaves frecuentaba los potreros de Ojo de Agua en busca de codornices. Cuando picoteaban el suelo, las asustaba para que levantaran vuelo y luego se dedicaba al tiro al blanco. Revólver en mano descargaba el tambor …

0 3

Relato en formato literario de una de las cuatro muertes que se dice, ocurrieron en las esquinas de la plaza de San Antonio de Belén. E. Danilo Pérez Zumbado. Raúl cruzó el puente de hierro de la hacienda Solera, llegó al borde de la escarpada ladera del Virilla; en la penumbra, apenas pudo captar el …

0 2

E. Danilo Pérez Zumbado. Después de la marcha de Terencio muchos parroquianos quedaron en ascuas mientras otros disfrutaron su salida; los segundos tendrían meses a  favor  antes  que designaran un sucesor y estarían fuera del ataque del cura cuyo púlpito no era sitial de la  palabra de dios sino hoguera para vituperar a los incorregibles. …

0 1

  Que  a Terencio alguien lo enterrara en los infiernos Danilo Pérez Zumbado. El cielo estaba claro no parecía que se fuera a soltar el agua tempranamente. A las dos de la tarde, Sotillo se acomodó en una vieja poltrona que había arrastrado durante una noche hasta la peña del Río Virilla, por el camino …

0 3

Y chapoteando en barro cabalgó para no regresar jamás. Danilo Pérez Zumbado. Merceditas había rumiado toda la tarde las nuevas que le tenía al padre Terencio cuando apareciera. Dado su puesto le llegaban muchas confidencias; en la Casa Cural la gente siempre dejaba algo flotando en el aire y en la calle, no faltaba quien …

0 3