ASOCARIARI: aportando a la construcción de comunidad


El sistema de seguridad en la entrada de la comunidad es manejado por esta Asociación.

  • Organización de vecinos se enfoca en seguridad, ambiente y bienestar social

ASOCARIARI Informa

Más allá de una organización de vecinos, una de las enormes labores de la Asociación de Desarrollo de Residencial Ciudad Cariari (ASOCARIARI), es crear las condiciones necesarias para hacer de este lugar una verdadera comunidad.

Para lograr este objetivo, la Junta Directiva centró sus esfuerzos en realizar aportes en materias tan delicadas como la seguridad ciudadana, el derecho de vivir en un medio ambiente sano, lejos de malos olores y en asuntos sociales, como la sana interrelación y convivencia entre los vecinos.

ASOCARIARI es una organización con 14 años de fundada que contribuye con el bienestar de al menos 600 personas de la zona de Bosques de Doña Rosa en La Asunción.

Sobresale el trabajo en seguridad ciudadana. Actualmente, gestionan los servicios de vigilancia privada, construyeron nuevas instalaciones para los oficiales e incluso colocaron agujas, cámaras de vigilancia y peajes electrónicos para controlar el acceso al sitio.

En materia de ambiente, emprendieron una férrea lucha contra el relleno sanitario de La Carpio, que colinda con esta barriada belemita. Con este propósito, contrataron abogados para denunciar situaciones irregulares en el botadero e impulsaron una investigación en la Asamblea Legislativa vinculada a los problemas de la basura.

En cuanto al bienestar social, ASOCARIARI busca que los vecinos se conozcan mediante espacios de recreación para infantes, así como para adultos mayores y entre sus planes vislumbran construir un kiosco en uno de los parques de la localidad.

Melissa Flores es la actual presidenta de esta asociación. Confesó que uno de los motores que mueve el trabajo de ASOCARIARI es, justamente, buscar el bienestar no solo de aquellos lugareños inscritos en esta organización, sino con todos los que habitan el lugar.

“Hemos venido formando comunidad, necesitamos perder el miedo de conocer al vecino, nos apena abrir nuestras puertas. Somos muchos y hay familias hermosas y también se desperdicia la sabiduría del adulto mayor”, aseguró Flores.

Notable avance en seguridad comunal

Una de las grandes responsabilidades que asumió este conjunto de vecinos fue hacerse cargo de la seguridad de su propio vecindario, desde hace 8 meses atrás tomaron las riendas de todo lo vinculado con la seguridad privada que da el servicio en la comunidad.

ASOCARIARI tomó la decisión de cambiar la empresa de seguridad por otra que sí cumple con los mínimos de ley; además, asumieron el costo de construir nuevas casetas y de instalar controles de agujas a la entrada del residencial.

“Antes había descontrol absoluto, robos todos los meses y la empresa decía que quien era afectado dejara de pagar, entonces ¿quién controlaba lo que estaba pasando? Con la seguridad actual, hay respaldo de un oficial, grabaciones de cámara, lo que incluye un monitoreo electrónico de lo que está ocurriendo, en tiempo real”, afirmó Flores.

Cuando asumieron esta labor, tuvieron que hacerle frente a varios escollos, ya que algunos vecinos interpusieron recursos de amparo contra las medidas de seguridad que se implementaron, especialmente por el tema de las agujas y el peaje electrónico.

Sin embargo, la Sala Constitucional más bien respaldó la labor de ASOCARIARI, “se dejó en claro que la Asociación lo que busca es fortalecer la seguridad y elevar la plusvalía que veníamos perdiendo por los robos, eso nos hace esforzarnos más, porque estamos trabajando bien”, agregó la presidenta.

“Los que están en contra son mínimos, tenemos la intención de trabajar por el beneficio de la mayoría. Es frustrante saber que solo pagamos algunos, pero que se benefician todos. Sí creo que el cambio es notable, se ven más niños caminando, más personas adultas que van al parque”, dijo Flores.

En asuntos de seguridad, uno de los nuevos retos para esta organización es cercar y podar algunos lotes que colindan con la línea del tren que son usados de paso tanto por trabajadores como por personas que lamentablemente se aprovechan de esa vía para asaltar y robar en casas cercanas.

Ambiente: más allá de un berrinche

En esta área, ASOCARIARI emprendió una intensa lucha legal por la afectación del relleno de La Carpio, el cual causa malos olores que son percibidos en todo este sector.

Flores resaltó que en esta ocasión decidieron contratar un equipo legal, “el problema es que desde el 2010 había muchas denuncias, pero nunca fueron escuchadas”, recordó.

Una de las primeras acciones fue el trámite contra la incineración de residuos. Esta fue la primera victoria parcial, porque lograron parar y que se modificaran algunas regulaciones en el reglamento de quema de basura, que si fue firmado por el Presidente de la República, Luis Guillermo Solís,  pero “eso empoderó a la comunidad, y finalmente sí fuimos escuchados”, relató Flores.

Ahora los esfuerzos se focalizan en una denuncia legal contra la empresa EBI, administradora del relleno, por la contaminación, “estamos exigiendo que se maneje el botadero de La Carpio como debe ser, porque incluso hoy hay afectaciones por los olores, lo cual nos dice que algo no está funcionando bien, hay mucho trabajo por hacer”, puntualizó.

En ASOCARIARI, indicaron que su trabajo va más allá de las denuncias que realizan en su perfil de Facebook. Su intención es generar cambios que permitan un ambiente sano, “es un asunto de salud y así la comunidad lo entendió, que se sepa que si las cosas no se hacen bien, Cariari va a brincar”, recalcaron en la organización.

En la Asociación, indicaron que no van a descansar hasta lograr el cierre técnico del relleno.

Trabajar para todos

En cuanto a asuntos sociales, en ASOCARIARI, buscan crear sanos espacios de relación entre vecinos, con la finalidad de crear empatías y que todos se conozcan. Uno de los proyectos es construir un rancho o salón en el parque que sirva para realizar eventos familiares.

Actualmente, se realizan algunas actividades como el rezo del portal, procesiones y actividades al aire libre; sin embargo, no cuentan con un espacio adecuado, “no podemos quedarnos en casa viendo televisión, eso no aclara la mente, y pasan los años y dejamos de convivir entre vecinos, hace falta reírse, contar historias, liberar estrés, que los niños se conozcan”, señaló Flores.

“En los últimos dos o tres años, hemos trabajado para esto, ha sido muy bello, los chats nos han permitido conocernos, pero ocupamos de un espacio físico que nos deje agruparnos, que perdamos el miedo de conocer al vecino”, insistió.

 

Anterior Aguilar y Solis se va de Belén, fábrica cierra el 30 de junio
Siguiente Vigilia evidenció violencia contra las mujeres en Belén

No Hay Comentarios

Deja un comentario