Ana Teresa Sánchez Zumbado: ejemplo de lucha y actitud


Ana Teresa en uno de sus viajes.

Un homenaje póstumo a la escritora belemita que luchó contra su enfermedad

Ana Teresa Sánchez Zumbado nació en San Antonio de Belén un 15 de mayo de 1964. Fue un ejemplo de lucha y amor por la vida, una belemita de corazón que desde los 10 años llevó consigo las secuelas de la fiebre reumática y el Síndrome de Marfan (enfermedad del tejido conectivo que afecta los sistemas esquelético y cardiovascular, al igual que los ojos y la piel), que la llevó a vivir una vida entre hospitales y el diario vivir de una persona normal.

Pese a estas complicaciones de salud, vivió una infancia feliz, rodeada del cariño de la familia, de sus amigos y de sus vecinos. Así creció, así vivió una vida de lucha, de alegrías y también de tristezas. Su enfermedad no fue impedimento para que se desarrollara profesionalmente: realizó sus estudios primarios en la Escuela España de San Antonio de Belén y, los estudios secundarios, en el Liceo Regional de Flores.

Posteriormente, continuó su preparación académica en el Colegio Universitario de Alajuela (CUNA), donde obtuvo el diplomado en Comercio Exterior en el año 1986. Sus deseos de superación eran constantes y por este motivo ingresa a la Universidad Internacional de las Américas (UIA), donde se gradúa como Bachiller en Comercio Internacional en el año 1990.

Era amante de compartir con sus amigos, disfrutar en las fiestas, visitar la playa, contemplar los atardeceres, practicar voleibol, y compartir un mensaje positivo para quien necesitase de un consejo, siempre con una buena actitud ante la vida.

A sus 48 años recién cumplidos, fue sometida a otra operación a corazón abierto, con la cual sumaron tres intervenciones quirúrgicas de ese tipo en su hoja de vida. Sin duda alguna, esta belemita supo lo que fue luchar.

Sus libros

Escribir era algo natural en ella, y este encanto por la escritura la llevó a publicar dos libros. El primero fue Es mejor reír, en octubre del 2004, donde relata parte de sus luchas ante su enfermedad. Para ella, fue una forma de “terapia” para superar su situación.

“Me decidí a escribir porque pensé que era una forma de liberarme de viejos traumas y de pensar que no todo en la vida es tan trágico. Por eso me propuse recordar con humor tan amarga experiencia y, con actitud alegre, activa y optimista inicié este relato con la idea clara de que es mejor reír”, expresa Ana Teresa en su libro.

Debido al éxito de la primera edición del libro, ha surgido la posibilidad de publicarlo de nuevo. Los ingresos que se obtendrían por su venta, serían donados a la Fundación de Cuidados Paliativos Belén.

Además de su vivencia, Ana Teresa recopiló la historia de nuestro cantón, contada por personas referentes de Belén en sus distintos ámbitos, la cual publicó con el nombre de Belén Antes: un pueblo con chispa joven en el año 2007. Este libro ha sido un aporte invaluable a la memoria histórica de los belemitas.

Un 24 de diciembre del año 2012, mientras se preparaban las festividades de Navidad, acompañada de su familia, su corazón dejó de latir. Sin duda alguna, Ana Teresa fue esa luz de la fe, el amor y la esperanza de una lucha por la vida y  nos dejó una gran enseñanza: “Es importante enfrentar la vida con todas sus consecuencias, ver pasar las horas, los días y los meses y dejar que pensamientos negativos nos dominen es contraproducente, porque esto impediría disfrutar de las maravillas de este mundo. Así que es mejor reír al recordar”.

Juan Diego Sánchez Zumbado

redaccion@periodicoelguacho.com

Anterior Belén brilló en los Juegos Deportivos Nacionales 2017
Siguiente Belemitas listos para celebrar al escritor Fabián Dobles Rodríguez

No Hay Comentarios

Deja un comentario