A la Catarata del Ojo


Jaime Florindo Naranjo Blanco

Erupción de pureza

tentáculo del suelo.

Sabia es. Naturaleza,

del prodigioso cielo.

De Dios es tu belleza

misterioso sabor,

movimiento tu fuerza

y la nada color.

Fue la nube tu vientre

la lluvia fue el camino,

el árbol tu aliciente

y el mar tu fiel destino.

Tus gotas son la vida

torrencial de salud,

cual ternura llovida

nacer es tu virtud.

Golpea, sí golpea,

nunca ceses de caer,

yo busco en tu marea

equilibrar mi ser.

Cómplice eres de amores,

cosechas esperanzas,

retoñas intenciones,

cumulas añoranzas.

Tú te llevas mis penas

yo te entrego el sudor,

tu me enfrías las venas

y me das el vigor.

Mas para cuánta gente

impulso, fe, carisma.

De instante diferente

aunque siempre la misma.

De lluvia, de árbol, viento,

de sol, de mar, de alturas.

Sacro ciclo. Movimiento.

Sin fin, así perduras.

Anterior Lorena Vargas, presidenta de la Asociación Cultural El Guapinol: “La educación no solo es académica, los estudiantes necesitan habilidades artísticas”
Siguiente Empresa constructora habría atrasado asfaltado en la Zayqui

No Hay Comentarios

Deja un comentario